El “Titanic nuclear” ruso comienza a generar energía

Rusia pone en marcha la primera central eléctrica nuclear flotante, una planta de 144 metros de eslora

La planta nuclear Akadémik Lomonósov

La “Akadémik Lomonósov”, la primera central eléctrica nuclear flotante, comenzó este jueves a generar energía en el puerto de Pevek, en el extremo oriente de Rusia, informó el consorcio estatal ruso Rosenergoatom. La planta está equipada con dos reactores parecidos a los que usan los rompehielos nucleares rusos y es uno de los proyectos clave del Gobierno. “El 19 de diciembre de 2019 en la ciudad de Pevek (comarca autónoma de Chukotka) la central eléctrica flotante por primera vez suministró energía a la red aislada Chaún-Bilibinsk de la comarca autónoma de Chukotka”, señaló Roserenergoatom en un comunicado.

A partir del próximo año la “Akademik Lomonósov” suministrará electricidad ya para la industria y se espera que en el futuro sustituya a la anticuada central nuclear de Bibilinsk y a la termoeléctrica de Chaún. “Hoy hemos asistido a un acontecimiento histórico: por primera vez los generadores de la ‘Akademik Lomónosov’ fueron conectados a la red”, dijo el director general de Rosenergoatom, Andréi Petrov, al comentar la puesta en funcionamiento de la central nuclear flotante.

La planta flotante, de 144 metros de eslora y 30 de manga, fue remolcada a Pevek desde Múrsmank (noroeste de Rusia) por dos rompehielos, travesía que duró tres semanas. Organizaciones ecologistas han criticado duramente el proyecto, que consideran peligroso para el medio ambiente.

Greenpeace, que no dudó en calificar la “Akadémik Lomonóvov” de “Chernóbil flotante”, y otros ecologistas, que la han llamado “El Titanic sobre el hielo”, ya han propuesto alternativas como las energías hidroeléctrica, solar y eólica, a un proyecto que consideran muy costoso. “No nos convencen las garantías de seguridad. Aunque tenga menos potencia que una terrestre, puede haber contaminación radiactiva”, comentó Alisher Alímov, experto nuclear de dicha organización. EFE