Asia

Una larga lista de disputas territoriales en el mar de China

La soberanía de numerosas islas enfrentan al gigante asiático con sus vecinos por su importancia geoestratégica

China y Vietnam de disputan el archipiélago de Spratly, donde Pekín ha levantado varias islas artificiales/REUTERS
China y Vietnam de disputan el archipiélago de Spratly, donde Pekín ha levantado varias islas artificiales/REUTERS FOTO: HANDOUT REUTERS

La región asiática se ha convertido en los últimos años en el tablero de ajedrez donde las grandes potencias mundiales juegan una partida plagada de intereses geopolíticos y se suceden las disputas territoriales. Mientras China continúa con su imparable ascenso económico y militar, Japón o Corea del Sur –ambos aliados de EE UU pero rivales entre ellos– la contemplan contenidos temerosos de perder un gran mercado si la ponen en su contra. Ninguno quiere perder su parte del pastel y defienden su soberanía a capa y espada. Incluso Rusia se mantiene alerta si se toca el tema de las islas Kuriles, cuya soberanía reclama frente a Japón. O Taiwán, cuyo Gobierno –con cierto empuje hacia la independencia– supone todo un desafío para la hegemonía de China.

Pero si en algo coinciden casi todos estos países es en el conflicto abierto con Corea del Norte, que durante años ha amenazado con hacer explotar la relativa estabilidad de la región. Corea del Sur, Japón, EE UU e incluso su gran aliado China se han visto amenazados en distinto grado por un régimen que posee armas nucleares. Por eso, ahora, se esfuerzan por contenerlo.

No obstante, si se analiza país por país, todos mantienen algún conflicto abierto en la zona. Japón se disputa la soberanía de las islas Senkaku –Diaoyu en chino– con China y Taiwán. En 2012, Tokio compró tres de las cinco islas deteriorando las relaciones chino-japonesas y, un año después como respuesta, China decidió unilateralmente ampliar su zona de defensa aérea en el mar de China Oriental hasta cubrir dicho archipiélago.

Con Corea del Sur, también existen otras islas de la discordia, las Dokdo para los surcoreanos y Takeshima para los japoneses. Ambas naciones reclaman estos islotes controlados por Seúl. Pero entre ambas naciones pesan también otros asuntos como la sentencia de los tribunales de Corea del Sur a las empresas japonesas, a quienes condenaron a pagar una indemnización por el trabajo realizado por los coreanos durante la guerra.

China también se disputa con Filipinas, Vietnam, Malasia, Brunei y Taiwán las aguas del mar de China Meridional donde se encuentran las islas Paracels y las islas Spratly, dos cadenas de islotes en los que Pekín ha levantado islas artificiales. Allí es donde en este último año se han producido varios encontronazos con EE UU, que ha navegado advirtiendo de que son aguas internacionales y desafiando los intereses de Pekín, consciente del alto valor geoestratégico y económico de una zona que se cree almacena una gran cantidad de petróleo y gas. Asimismo, Pekín debe lidiar Taiwán, territorio que consideran parte «inalienable» de China y que en enero celebra elecciones presidenciales.