¿Cuál ha sido el detonante del conflicto diplomático entre Bolivia y España?

Analizamos las claves del incidente en la Embajada mexicana en Bolivia

Police officers stand guard next to Mexico's embassy in La Paz
Vista de la Embajada mexicana con presencia policial este jueves, en La Paz (Bolivia). Bolivia aseguró este jueves que quien solicitó en varias ocasiones reforzar la seguridad en sus sedes diplomáticas en La Paz fue México, país al que acusó de tergiversar la realidad y desafiar a la Justicia boliviana.DAVID MERCADOReuters

El profesor emérito de la Universidad Mayor de San Andrés en La Paz, Emilio Zaratti, explica en una entrevista con el periódico LA RAZÓN, que existen conjeturas que señalan la implicación de la encargada de negocios de España en una trama para “rescatar” a asilados en la casa de la embajadora de México en La Paz, a los que se les impediría abandonar el país por causas pendientes con la justicia boliviana.

¿Qué ha ocurrido en la casa de la embajadora de México para que se haya generado tanto revuelo?

Todavía es demasiado pronto para pronunciarse porque hay muchas incógnitas por resolver. Lo único que está claro es que la matrícula del vehículo que trataba de entrar en la casa de la embajadora de México en La Paz era del cuerpo diplomático de España. Un vehículo que normalmente está destinado para el uso del embajador, aunque en este caso lo utilizaba la encargada de negocios de España, Cristina Borreguero. Podrían darse muchos motivos por los que la encargada de negocios podría ir a la casa de la embajadora mexicana en ausencia del embajador, pero lo que llama la atención es que fuera con una escolta integrada por hombres encapuchados. Algo que ha dado lugar a muchas teorías conspiranoicas, porque ir encapuchado en América Latina tiene un significado simbólico muy fuerte, al fin y al cabo, en Bolivia no hace tanto frío como para que sea necesario llevar la cara tapada. La teoría más común que ha surgido alrededor de la situación ha sido que esta visita sería un pretexto para “rescatar” a uno de los nueve asilados que residen en la casa de la embajadora de México. Algo que, a mi parecer, es bastante improbable porque hay custodia policial afuera y no sería muy inteligente,(…) De manera que estoy a la espera de una explicación oficial de España.

¿Está justificada la denuncia de la ministra interina de Asuntos Exteriores de Bolivia?

Por las apariencias sí. A menos que haya alguna explicación por parte de España, aunque a mí no se me ocurre ninguna que sea plausible en este momento. No es tanto la presencia de la encargada de negocios de España en la casa de la Embajadora mexicana, sino toda la parafernalia que ha rodeado al asunto. Para hacer una visita de cortesía no es necesario equiparse con esa escolta, con hombres encapuchados y dos coches del cuerpo diplomático. Hay cosas que no se explican.

¿Quienes son estos nueve asilados que residen en la casa de la embajadora de México?

Son nueve altos cargos del Gobierno de Morales, de Movimiento al Socialismo (MAS). Y al menos tres de ellos tienen causas pendientes con la justicia. Y como no son acusaciones políticas, sino que son denuncias serias de terrorismo, subversión, (…), el Gobierno interino no les ha concedido un salvoconducto para viajar a México bajo la condición de asilados. Si México tiene derecho a dar asilo, Bolivia tiene derecho a negar el salvaconducto porque -aparentemente- tienen pruebas de la implicación de estos personajes en hechos delictivos. En este caso los que están en el interior son cargos políticos, por lo que todo se tiñe de un tono político.

¿Cómo se desarrollará la situación?

Todavía es demasiado pronto para decirlo. Lo prioritario ahora es esperar a un comunicado por parte del Gobierno español en el que se explique la situación. Y sobre todo de la Unión Europea, porque su nombre también está en juego, y no puede permitirse que un país miembro actúe de la forma en la que se sospecha que ha actuado, con gente enmascarada para hacer un operativo de rescate dentro de una Embajada.

¿Qué papel juega España en esta situación?

Es lo que no se entiende. Porque hay fotos del embajador español y declaraciones en favor de reconocer el nuevo Gobierno, llamar a elecciones, ayudar a la pacificación (...) Llama mucho la atención que España, habiéndose posicionado de una forma clara hacia Bolivia, aparezca a través de la encargada de negocios con este incidente. No se explica. Muchos lo relacionan con que Podemos quiera ayudar a sus amigos porque tenga alguna deuda de conciencia con el grupo del ALBA, el socialismo del siglo XXI, (…). Pero no creo que lleguen hasta el punto de relacionar a una delegación diplomática. Lo que está claro es que, al final, estas actitudes tan poco claras no le hacen ningún favor a España, y tampoco se lo hacen a la Unión Europea. Como mínimo es un error diplomático ir con una escolta tan grande y con pasamontañas a hacer una visita de cortesía.

¿Qué podría suponer que se probase la veracidad de las especulaciones?

Que se destituyese a la encargada de negocios. No creo que Bolivia quiera abrir un frente más, ahora que la situación se ha vuelto tan complicada con Argentina y con México. Lo último que quiere la canciller boliviana es crear más problemas, pero tampoco podía haberse callado cuando la situación llegó a la opinión pública a través de las redes sociales y los medios de comunicación. Los vecinos han llegado -incluso- a rodear la casa de la embajadora para evitar que haya fugas.