Keir Starmer, un nuevo Tony Blair se abre camino en el Partido Laborista

Una encuesta entre simpatizantes de la formación sitúa a este europeísta y moderado como preferido para sustituir a Jeremy Corbyn tras la debacle electoral

Labour Party on Brexit
Keir Starmer es el secretario del Brexit del Partido LaboristaANDY RAINEFE | EFE

Recuperar la imagen y fortaleza del Partido Laborista, así como la confianza de los votantes perdidos. Estos son los retos que tendrá por delante el sustituto de Jeremy Corbyn al frente del principal partido de izquierda de Reino Unido. Tras la histórica derrota sufrida en las elecciones generales del 12 de diciembre, en las que los laboristas perdieron 59 escaños con respecto a la consulta de 2017, el laborismo británico comienza su periodo de reconstrucción. Y parece que no solo será necesario cambiar la foto, sino también el mensaje. La peor derrota desde 1935 sin duda ha hecho mella.

La imagen de Jeremy Corbyn nunca fue aceptada por completo dentro del aparato del partido. El apoyo del político socialista, del ala más progresista, procedía de las bases. Pero los simpatizantes laboristas, por el contrario, nunca vieron en Corbyn a la figura adecuada para liderar el país. Las denuncias sufridas por su supuesto “antisemitismo”, sus propuestas de corte socialista radical y, sobre todo, su indecisión en lo que al Brexit se refiere, no ayudaron nunca a asentarle como un candidato real para ponerse al frente del Gobierno. El mensaje claro y sin matices de Boris Johnson a favor de abandonar la UE fue mucho más convincente para los británicos.

Jeremy Corbyn ya anunció tras las elecciones que dejará su cargo a comienzos de este año y ahora es responsabilidad del Comité Ejecutivo nacional decidir cuándo abandona su puesto. Lo más probable es que la elección de su sustituto no se postergue mucho, ya que el 7 de mayo hay elecciones municipales. Aunque todavía no han comenzado oficialmente las primarias, ya conocemos dos candidatos que han dado el paso y se han postulado: Clive Lewis, ministro de Hacienda en la sombra y Emily Thornberry, secretaria de Asuntos Exteriores en la sombra.

Sin embargo, parecen ser otros nombres, aún no habiéndose presentado todavía, los que comienzan a colocarse como favoritos. Es el caso de Keir Starmer, secretario del Brexit en la sombra, que se posiciona a la cabeza según una encuesta elaborada por YouGov entre simpatizantes laboristas. Starmer es el candidato favorito para los encuestados, independientemente del grupo de edad, clase social y región de procedencia dentro de Reino Unido. Aunque aún no ha anunciado su candidatura, los medios británicos ya le llevan incluyendo en las listas desde hace semanas y este jueves confirmaba para la cadena Sky News la necesidad de “reconstruir el partido y aprender la lección de las pasadas elecciones”.

¿Una mujer al frente?

Otro aspecto a su favor es su tono europeísta, que gusta especialmente en zonas de Reino Unidos descontentas con el Brexit, como Escocia e Irlanda del Norte. Como ejemplo, el 42% del apoyo que le dan los encuestados escoceses. Junto al político de corte moderado y europeísta, la encuesta destaca como segunda favorita a la izquierdista Rebecca Long-Bailey, probablemente la candidata más cercana a las propuestas de Corbyn. Es más, ha formado parte del círculo cercano al líder laborista y llegó a representar al partido en un debate televisivo durante la última campaña electoral.

Una de las bazas que podría utilizar Long-Bailey en esta carrera sería la de convertirse en la primera mujer en liderar un partido con más de cien años de historia. Sin embargo, los miembros del Partido Laborista parecen dispuestos a romper con el corbynismo y Long-Bailey significaría continuidad.

Además, la baza de ser mujer tendrá que compartirla con hasta otras cuatro candidatas que, según la encuesta de YouGov, podrían presentarse a las primarias. La antes citada Emily Thornberry, las parlamentarias Lisa Nandy y Jess Phillips, e Yvette Cooper, que fuera ministra con Gordon Brown. La tercera favorita según la citada encuesta es Jess Phillips, parlamentaria por Birmingham Yardley y una de las principales voces críticas con la gestión de Jeremy Corbyn y las posturas del partido en la lucha contra el antisemitismo, el bullying y el acoso.

El otro aspecto vital para la reconstrucción del Partido Laborista será conseguir recuperar el voto en el “cinturón rojo o muro rojo”, es decir, los feudos tradicionales del laborismo en el norte de Inglaterra. Y para eso, algunas voces del partido apuntan a la elección de un candidato cercano a esa zona, que pudiera atraer el voto de vuelta. Pero, de momento, la candidata más “norteña” es Lisa Nandy, y es la séptima y última favorita en la encuesta.

Sea quien sea el candidato final elegido, tendrá la difícil e ingrata tarea de liderar durante los próximos años un partido magullado y, a la vez, ejercer la oposición frente a un Partido Conservador que tiene una amplia y reforzada mayoría en el Parlamento para hacer y deshacer a su antojo sin necesidad de apoyos.