Así es el MQ-9 Reaper, el dron que mató al general más poderoso de Irán

La nave no tripulada, que tiene una autonomía de vuelo de 27 horas, lanzó cuatro misiles cuando el general Suleimani abandonó el aeropuerto de Bagdad

Thumbnail

Un avión no tripulado de las Fuerzas estadounidenses acabó con la vida del máximo jefe de seguridad e inteligencia de Irán, el general Qassem Suleimani, en el aeropuerto internacional de Bagdad en un ataque autorizado por el presidente Trump. Al parecer, el comandante había volado desde Siria y en el momento del ataque viajaba en un convoy de dos vehículos. Entre cinco y ocho de sus ocupantes, según las fuentes, murieron en la ofensiva que se cree estuvo coordinada por la CIA.

Fue “un tiro de precisión desde un dron", según explicó alto responsable militar estadounidense citado por Clarín. El ataque con cuatro misiles fue ejecutado por el Mando Conjunto de Operaciones Especiales y se lanzó desde un dron MQ-9 Reaper norteamericano, que tiene un alcance de 1.850 kilómetros y la capacidad de volar a altitudes de 15.000 metros, según informa The New York Post. El teniente general retirado de la Fuerza Aérea, David Deptula, dijo al Examinador de Washington que "el MQ-9 Reaper es el sistema de arma perfecto para este trabajo y destaca la capacidad del poder aéreo para proyectar potencia precisa, oportuna y letal”, dijo Deptula.

Producido por General Atomics, el Reaper ha estado en servicio desde 2007, el MQ-9 Reaper es una versión mejorada del Predator, con una autonomía de vuelo de 27 horas, de altitud media, de larga resistencia dirigido a distancia y diseñado para ataques ofensivos. Dado su considerable tiempo de espera, sus sensores de amplio alcance, conjunto de comunicaciones multimodo y armas de precisión, supone una de las armas más preciadas de EE UU para ataques, coordinación y reconocimiento contra objetivos de gran valor.

El MQ-9 Reaper también puede realizar labores de vigilancia, ayudar en misiones de búsqueda y rescate y permitir que las fuerzas estadounidenses “realicen operaciones de guerra irregulares”, según la Fuerza Aérea. El Reaper entró en funcionamiento en 2007 y tiene un tamaño de 20 metros y una velocidad de crucero de aproximadamente 370km/h.

La Fuerza Aérea de EE UU tenía en 2015 93 drones MQ-9 Reaper en su arsenal. El avión es más grande y robusto que su predecesor, el MQ-1 Predator, y es capaz de aniquilar objetivos con misiles Hellfire AGM-114 y otras municiones.

El ataque que acabó con la vida de Suleimani fue posible gracias a una combinación de información confidencial procedente de informantes, interceptores electrónicos y labores de vigilancia y reconocimiento aéreo, según el New York Times.