Irán responde al asesinato de Suleimani: 22 misiles contra bases de EEUU en Irak

El Pentágono confirma el ataque pero niega que haya bajas como afirman los iraníes

Ojo por ojo diente por diente. Con una lluvia de misiles contra dos instalaciones militares iraquíes, que albergan a tropas de Estados Unidos, se vengó Irán esta madrugada por el asesinato del general Qassem Suleimani. Se trató de un ataque coordinado contra las bases de Ain al Asad, al oeste de Irak, y Erbil, al norte.

Tensión en Oriente Medio
Tensión en Oriente MedioT. Nieto

Los Guardianes de la Revolución no tardaron en asumir la autoría del ataque en represalia por la muerte de su líder militar y aseguraron que fue un primer paso de su "dura venganza”.

“Al Gran Satán, el régimen cruel y arrogante de EEUU, advertimos de que cualquier otra maldad, violación u otras medidas se enfrentará a una respuesta más dolorosa y aplastante”, aseguraron los Guardianes en una nota colgada esta mañana en su pagina web oficial.

En el comunicado, publicado por la televisión estatal iraní, la guardia “pretoriana” de los ayatolás amenazó además con golpear también a Israel y a gobiernos aliados de EEUU. Los Guardianes han precisado que no consideran que el “régimen sionista de Israel esté separado del régimen criminal estadounidense”.

A man holds shrapnel from a missile launched by Iran on U.S.-led coalition forces on the outskirts of Duhok
Un hombre enseña restos del misil lanzado por Irán a las bases de EE UU en Irak en la localidad de Duhok ARI JALALReuters

Asimismo, en la nota, la Guardia revolucionaria llamó a la salida de las tropas estadounidenses de Irak y de toda la región, mientras advirtió sobre "más respuestas devastadoras" caso Estados Unidos decida un contragolpe.

Desde el Gobierno iraní, el primero en pronunciarse ha sido el ministro de Asuntos Exteriores, Mohamad Javad Zarif, que ha calificado el ataque de “medida proporcionada”.

“Irán ha llevado a cabo y ha concluido medidas proporcionadas de autodefensa bajo el artículo 51 de la Carta de Naciones Unidas alcanzando una base desde la cual se lanzaron ataques armados cobardes contra nuestros ciudadanos y altos funcionarios”, ha señalado Zarif en su cuenta de Twitter. “No buscamos la escalada o la guerra, sino que nos defenderemos de cualquier agresión”, ha zanjado el jefe de la diplomacia iraní.

Iranian Supreme Leader Ayatollah Ali Khamenei
El líder supremo de Irán, Ali Jamenei, tras ordenar la primera fase de la operación "Dura Venganza"IRAN'S SUPREME LEADER OFFICE HANEFE

Mientras corrían por las redes sociales las “fake news” como la muerte de “ochenta” uniformados en el ataque iraní, tanto el Pentágono como el ejercito iraquí han asegurado que no se produjeron bajas tras los bombardeos de esta madrugada.

De acuerdo con el Pentágono, las bases atacadas se encontraban "en alerta debido a las indicaciones de que el Gobierno de Irán planeaba golpear nuestras fuerzas e intereses en la región”. En un tuit, el presidente Donald Trump manifestó que: “¡Todo muy bien, hasta ahora!”.

Por su parte, la Célula de Información de Irak ha asegurado esta mañana en un comunicado que, hasta el momento, no se han registrado víctimas mortales entre las filas de las fuerzas iraquíes.

“Todos los misiles tuvieron como objetivo las sedes de la coalición internacional (de lucha contra el Estado Islámico) y todavía no se han registrado víctimas mortales entre las filas de las fuerzas iraquíes”, dijo en un comunicado.

Al clima de incertidumbre, se suma la división entre la fuerzas de coalición internacional contra el grupo yihadista Estado Islámico (EI). Mientras Francia e Italia han expresado su intención de permanecer en Irak, Canadá y Alemania anunciaron la víspera el traslado de parte de sus soldados a Jordania y Kuwait. Por su parte, la OTAN ha decidido retirar temporalmente parte de su personal del país árabe.

Un portavoz del Pentágono, Jonathan Hoffman, afirmó en un comunicado que todavía no está claro si ha habido víctimas, y precisó que el ataque, una represalia de Irán por el asesinato por parte de EEUU del general Qasem Suleimani, se produjo contra las bases de Al Asad y Erbil.

“Está claro que estos misiles fueron lanzados desde Irán y dirigidos contra al menos dos bases militares iraquíes”, agregó la nota, y precisó que están trabajando en las evaluaciones iniciales de los daños. Según el Pentágono, en esas bases permanecen tropas estadounidenses y de la coalición. “Esas bases han estado en máxima alerta debido a las señales de que el régimen de iraní planeaba atacar nuestras fuerzas e intereses en la región”, añadió la declaración.

La Casa Blanca, por su parte, anunció que el presidente estadounidense, Donald Trump, fue informado del ataque y que se mantiene en contacto con su equipo de seguridad nacional.

“Estamos al tanto de los informes de ataques contra las instalaciones estadounidenses en Irak”, señaló la secretaria de Prensa de la Casa Blanca, Stephanie Grisham, en su cuenta de Twitter.

Las desgracias no vienen solas en Irán, y esta mañana se estrelló cerca del aeropuerto de Teherán al despegar un avión ucraniano de la compañía Ukraine International Airline con más de 170 pasajeros a bordo, y han muerto todos. La gran mayoría de las personas que viajaban en el avión no eran ucranianos. Sólo 11 personas -9 miembros de la tripulación y dos pasajeros- eran ciudadanos ucranianos, ha indicado desde Kiev el Consejo Nacional de Seguridad de Ucrania. El resto de los pasajeros del avión eran 82 iraníes y 63 canadienses.El Pentágono informó de que más de una decena de misiles balísticos impactaron en las últimas horas en dos bases aéreas que albergan tropas estadounidenses en Irak, y aseguró que está claro que los cohetes “se lanzaron desde Irán”.