El jefe de Hematoncología del Hospital Infantil de México, principal sospechoso del desabastecimiento de medicamentos

Los padres de los niños enfermos de cáncer trataron de bloquear el aeropuerto de la capital en protesta por la falta de medios para la quimioterapia de sus hijos

Hospital Infantil Federico Gómez de Ciudad de México
Hospital Infantil Federico Gómez de Ciudad de México@politicomx

El jefe de Hematoncología del Hospital Infantil Federico Gómez de México, el Dr. Luis Enrique Juárez Villegas, apunta a ser el principal sospechoso del desabastecimiento de los medicamentos ( Vincristina, Temozoladima, y Metotrexato) necesarios para el tratamiento de los menores. Así lo ha explicado la secretaria de la Función Pública, Irma Eréndira Sandoval, quien además ha señalado que está abierto desde hace meses un expediente contra los directivos del hospital, y más específicamente en la figura del jefe de Hemato Oncología. En el día de ayer las familias de los niños enfermos de cáncer se trasladaron hasta la Terminal 1 del Aeropuerto de Ciudad de México para manifestarse contra el desabastecimiento de medicamentos. Esta fue la medida adoptada por el colectivo de padres después de que las protestas realizadas a las puertas del hospital no surgieran efecto.

“Es del jefe de Hematoncología de quien sospechamos, que de manera irresponsable generó este presunto desabastecimiento”, ha señalado Sandoval. La secretaria de Función Pública durante la conferencia de prensa ha dicho que antes de que los afectados denunciaran la situación, había puesta en marcha una investigación, contra Pisa, empresa encargada de suministrar los medicamentos. Los responsables de la investigación sospechan que el Dr. Juárez Villegas tendría vínculos con Pisa y podría estar obteniendo beneficios por la venta de medicamentos.

“La empresa Pisa se encuentra bajo investigación y el proceso de inhabilitación de la misma se encuentra muy avanzado. Desgraciadamente el pasado 31 de diciembre, las autoridades del Hospital Infantil extendieron el contrato con la empresa, aumentando el mismo en un 20 por ciento”, señaló la secretaria de Función Pública.

Sin embargo, si la investigación concluye que Pisa es la responsable del desabastecimiento, se podría llegar a rescindir dicho contrato. En México existe un precedente de cuatro empresas distribuidoras de fármacos que fueron inhabilitadas en su momento. “Estas empresas forman parte de corporaciones que han monopolizado la distribución y que por lo tanto están sujetas a este entramado de complicidades en la asignación de contratos”, sentenció Sandoval.

Ayer los familiares de los menores enfermos reclamaron una respuesta del Gobierno, que ha llegado esta mañana por parte de Andrés Manuel López Obrador y su gabinete. “Aún hay “complicidad” entre los directores de los centros y las empresas para obtener ganancias a partir del control de los medicamentos”, comentó Obrador. “Lo que se cobraba por la atención médica lo manejaban y los siguen manejando en algunos casos de forma discrecional, no comprobaban nada, subrogaban los servicios, como en este caso, en el que una sola empresa era la que abastecía”, afirmó el mandatario.

El presidente del Gobierno de México ha asegurado que el problema no radica en la falta de medicamentos, sino que no se llevaban a cabo los procedimientos adecuados para reponer los medicamentos que se agotaban. López Obrador ha comentado que un gabinete de su equipo se trasladaría hasta el hospital para comprobar que se abastece correctamente las medicinas a los enfermos, y que de no ser así se establecería un plan de emergencia.

La jornada se cerró sin grandes incidentes más allá de las alteraciones en las actividades rutinarias provocadas por la incursión del grupo de padres en la Terminal 1 del Aeropuerto Internacional de Ciudad de México.