Otra ocasión perdida para Salvini

La victoria de la izquierda en Emilia Romaña da un balón de oxígeno al Gobierno y refuerza la posición de los socialdemócratas en la coalición

La candidata de de La Liga Emilia Romagna, Lucia Borgonzoni, emite su voto en un colegio electoral durante las elecciones regionales en la región de Emilia-Romaña/EPStefano Cavicchi/LaPresse via ZU / DPA Stefano Cavicchi/LaPresse via ZU

El Gobierno italiano llevaba demasiados días poniéndose la venda antes de la herida. Día tras día recalcaba que lo que pasara en las elecciones regionales de Emilia Romaña no tendría efecto en Roma, que nada haría caer al Ejecutivo. Parecía más bien una forma de prevención ante lo que pronosticaban algunos sondeos, que arrojaban una victoria de la derecha, dispuesta a hacer temblar los débiles cimientos de la coalición formada por el socialdemócrata Partido Democrático (PD) y el Movimiento 5 Estrellas (M5E). Pero este domingo la izquierda se impuso por ocho puntos y se encontró con una victoria más brillante de lo esperado. Por primera vez fueron capaces de doblegar a Salvini en las urnas. Y eso le da al Ejecutivo un importante balón de oxígeno.

Aunque habría que diferenciar. Porque el triunfador de la noche fue el PD, mientras el M5E obtuvo en Emilia Romaña un 3,5% que lo pone en la antesala de una muerte anunciada. Un informe del Instituto Cattaneo revela que en algunas ciudades más de un 70% votantes ‘grillinos’ se pasaron a los socialdemócratas. Se explica como un voto útil, ante el miedo a la llegada de Salvini en una región de larga tradición progresista. Pero revela una tendencia que parece llegar para quedarse. En un contexto de elevada polarización ideológica, esa proclama de no pertenecer a la izquierda ni a la derecha ha dejado al M5E fuera de juego. Sus votantes más derechistas ya se pasaron a la Liga y ahora los más izquierdistas se han ido al PD.

Por tanto, es el Partido Democrático el que sale reforzado en el Gobierno. Su subsecretario Andrea Orlando lo expresó ayer muy claramente: “Los números del Cinco Estrellas en el Parlamento ya no cuentan igual. Ahora somos el partido de mayoría relativa con un crecimiento exponencial”. En realidad, el M5E obtuvo un 33% en las pasadas elecciones, por un 17% del PD. Pero, como ya le pasó al Cinco Estrellas en su alianza con la Liga, corren el riesgo de quedar a expensas de una fuerza política a la que doblan en escaños.

“Lo más probable es que el PD pida ahora más poder y puede que un nuevo reparto de ministros”, pronostica Lorenzo Castellani, politólogo de la Universidad Luiss. Aún así, el respiro para el Gobierno se debería traducir en una mayor cohesión entre los dos partidos, que hasta ahora no ha existido. Castellani afirma que “a largo plazo, lo más lógico es que una parte del M5E sea de facto absorbida por el PD, de modo que estaríamos ante un Gobierno más centrista”. El primer ministro, Giuseppe Conte, que fue nombrado por el M5E, ya mantiene una relación más fluida con el líder del PD, Nicola Zingaretti, que con los diputados ‘grillinos’. “Hablo con Conte continuamente y sé que está trabajando para abrir la fase dos del Gobierno, una etapa más reformista”, afirmó ayer Zingaretti.

Conte recogió sus palabas y aprovechó para hacer leña del árbol caído. “Hay quien ha intentado hacer de estas elecciones una cita electoral de forma impropia, un referéndum a favor o en contra del Gobierno nacional. Me refiero a Salvini, que sale como el gran perdedor de esta competición”, sostuvo. Mientras, el ex ministro del

Interior no rehuyó el cuerpo a cuerpo y aseguró que volvería a “hacer todo” lo que hizo en campaña, incluida la llamada a la casa de un ciudadano tunecino para preguntarle si era un vendedor de droga.

Resulta difícil predecir si las excesivas salidas de tono han terminado por castigar a Salvini o ha pesado más el miedo a lo que representa, resaltado por el movimiento juvenil de las sardinas. Pero lo cierto es que su estrategia personalista para acabar con el Gobierno no sólo ha resultado un fracaso, sino que le ha brindado una vida extra a la izquierda con la que no contaba. La Liga ha obtenido un resultado mucho mayor al de las últimas elecciones en Emilia Romaña, pero pierde con respecto a las europeas. Y, además, cede posiciones en comparación con las europeas en Calabria, donde también se votaba. Se trata del segundo error de bulto de Salvini, desde que el pasado verano se pegó un tiro en el pie y perdió el Gobierno.