La salida de AKK desata la carrera por la sucesión en la derecha alemana

La canciller se queda sin su candidata favorita, ¿qué pasará ahora? Analizamos la crisis política en las filas de la CDU

CLEMENS BILANEFE

Aunque para muchos en Alemania ha supuesto una sorpresa, la decisión de la presidenta de la Unión Demócrata Cristiana (CDU), Annegret Kramp-Karrenbauer (AKK), ha sido madurada desde hace tiempo. Para Kramp-Karrenbauer no se debe a los acontecimientos vividos la semana pasada en Turingia. La canciller Angela Merkel, se queda por tanto sin su sucesora predilecta y comienza un periodo incierto hasta octubre de 2021.

Ante la incertidumbre en las filas de la CDU y para la propia Merkel, preguntamos a Manès Weisskircher, analista político en la Universidad Técnica de Dresde (TU Dresden) y en el European University Institute (EUI), para esclarecer los siguientes pasos en la política conservadora germana y cómo afronta la canciller este varapalo. Weisskircher también analiza quiénes podrán ser los posibles sucesores de la canciller Merkel ahora que otra vez ese puesto queda vacante.

¿Por qué AKK ha decidido no suceder a la canciller?

Ya no estaba en una posición de decisión. Después de un largo tiempo de críticas constantes por parte de sus «amigos» del partido –Turingia ha sido solo la punta del iceberg– AKK ha decidido al menos elegir por sí misma el momento en el que abandona sus aspiraciones para convertirse en canciller. Pero la necesidad de dar ese paso habría llegado antes o después de cualquier forma. Su decisión en julio de 2019 de convertirse en la ministra de Defensa de Alemania (la sucesora de Ursula von der Leyen) se puede observar como un paso exitoso para asegurarse un «plan B» en caso de que no consiguiera ser candidata a canciller.

CLEMENS BILANEFE

¿Cómo afrontará la CDU esta crisis política? ¿Y las próximas elecciones?

Como muchos importantes partidos en Europa Occidental, la CDU está teniendo dificultades a la hora de mantener unida una coalición de votantes diversos. Durante mucho tiempo, Merkel logró gestionarlo mejor que los líderes de partidos de centro-derecha de otros países. Todos los ojos ahora estarán centrados en saber quién será el sucesor de AKK y el nuevo candidato a canciller. Si no hay elecciones anticipadas a nivel regional, por ejemplo en Turingia, entonces la CDU tendrá tiempo de respirar hasta las estatales de Hamburgo, el 23 de febrero, la única elección importante de este año.

Turingia ha demostrado que cómo lidiar con AfD y Die Linke será una cuestión estratégica clave para la CDU en el futuro. Mientras Die Linke ha evolucionado hacia un jugador más moderado, AfD se ha radicalizado claramente desde su fundación en 2013. Con todo, AKK favoració la no cooperación con ambos paridos, tratándoles de forma muy similar. En los estados del este de Alemania, AfD y Die Linke son particularmente fuertes y hay voces relevantes dentro de la CDU que favorecen un aperturismo hacia al EfD o hacia Die Linke. Ahora la CDU necesita encontrar las regalas para cooperar y no cooperar y que se implementen en todos los niveles políticos, algo que será muy difícil. Pero cualquier otra cosa dañará duramente la autoridad del nuevo líder del partido.

¿Es un varapalo para Merkel al ser AKK su protegida?

Por el momento, al igual que muchos líderes de éxito, parece que Merkel ha fallado a la hora de instalar a su opción preferida como sucesora. Aun así, al menos lo intentó seriamente. En 2018, cuando AKK fue elegida como la líder de la CDU, todo pintaba mucho mejor. Esto permitió a Merkel comentar aún menos que en el pasado sobre la política interna. Con el cercano abandono de AKK, puede que a Merkel le requieran ser más intervencionista en el futuro próximo.

Es más, cualquier nuevo líder de la CDU puede sentir la necesidad de demandar elecciones anticipadas -al haber aprendido del ejemplo de AKK y la división entre la líder del partido y canciller no es una opción prometedora para liderar el partido. Ante tal escenario, puede que se produzcan elecciones anticipadas que podrían terminar con el reinado de Merkel programado para después de las próximas elecciones, en octubre 2021.

¿Cuáles son los candidatos mejor valorados para suceder a Angela Merkel?

Por el momento, son tres hombres los que están considerados como favoritos para el puesto como líderes de la CDU. Ninguno de ellos se ha postulado aún oficialmente.

Friedrich MerzAnnegret HilseReuters

Fiedrich Merz es un neoliberal de libro, que perdió contra AKK en 2018. Hoy, varios empresarios alemanes ya han declarado que le respaldan.

Armin LaschetWOLFGANG RATTAYReuters

Armin Laschet es el gobernador regional de Renania del Norte Westfalia, que solía ser un bastión socialdemócrata. Está considerado como alguien relativamente similar a Merkel y fue lo suficientemente listo de no presentarse como candidato para liderar la CDU en 2018.

Jens SpahnAnnegret HilseReuters

Jens Spahn, ministro de Sanidad, es aún demasiado joven (39 años) y puede que sea una esperanza más para el futuro. Con todo, él ya fue un candidato al liderazgo del partido en 2018, lo que subraya sus ambiciones.

(i-d) El ministro bávaro de Finanzas, Markus Söder, de la Unión Socialcristiana (CSU);

Un cuarto hombre, Markus Söder es el gobernador regional de Bavaria y el líder del partido hermano de la CDU, la CSU. Él no puede ser el líder de la CDU, pero en ocasiones es considerado con un potencial candidato para canciller de la coalición CDU/CSU.