El retroceso de Occidente centra la cumbre de Múnich

Conferencia de Seguridad: más de 500 altos cargos, entre ellos 40 jefes de Estado, analizan las grandes amenazas mundiales, desde Siria y Yemen hasta el coronavirus o los ataques informáticos

El presidente alemán, Frank Walter Steinmeier, inauguró este viernes la 56 edición de la Conferencia de Seguridad de Múnich, que se celebra en medio de diversas crisis internacionales, y no solo a nivel de conflictos bélicos, sino ante amenazas latentes como el cambio climático. En su discurso de inauguración en la capital bávara, Steinmeier lamentó que se vivan tiempos en los que incluso «la idea de una comunidad internacional está siendo puesta en duda». «No es algo nuevo, se trata de un regreso al pasado muy peligroso», añadió, y citó a China y Rusia como países desestabilizadores.

Según Wolfgang Ischinger, director de la cumbre, «el mundo se ha hecho más peligroso en los últimos años. Desde la A de Afganistán hasta la Y de Yemen, las crisis abarcan casi todo el alfabeto, pasando por la S de Siria y la U de Ucrania». Para los organizadores de esta edición –que concluye este domingo–, el hilo de la conferencia será la «pérdida del occidentalismo», pues, según dicen, los países occidentales ya no están seguros de sus valores y del rumbo estratégico que deben seguir en el mundo. «¿Se está volviendo el mundo menos occidental?». Esta pregunta, según Ischinger, no solo viene de fuera, sino que también dentro del mundo occidental el consenso acerca de los valores comunes es cada vez más frágil. Explicó que la conferencia será el escenario adecuado para discutirlo y qué significa que los partidos que lo integran no puedan llegar a un acuerdo para una estrategia común.

Múnich acoge a más de 500 altos cargos, entre ellos 40 jefes de Estado o de Gobierno y más cien ministros de Exteriores y de Defensa. Entre ellos, el secretario de Estado de EE UU, Mike Pompeo; el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, y el primer ministro holandés, Mark Rutte. De cara a su primera visita a este evento, el presidente galo, Emmanuel Macron, aseguró que tratará de disipar «posibles malentendidos, aclarar mensajes sobre temas de seguridad europea, defensa y política exterior», según apuntó la presidencia francesa.

La delegación estadounidense estará formada también por el secretario de Defensa, Mark Esper, y el secretario de Energía, Dan Brouillet. La demócrata Nancy Pelosi, presidenta de la Cámara de Representantes, también participa, así como la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen; el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, o el fundador de Facebook, Mark Zuckerberg. Asistirán asimismo los ministros de Exteriores de España, Arancha González Laya; China, Wang Yi; Rusia, Serguei Lavrov, e Irán, Mohamed Zarif.

En la conferencia se celebrarán reuniones bilaterales y un encuentro de la llamada conferencia de Berlín sobre Libia y otro de ministros de la coalición contra el Estado Islámico. También se abordará la cooperación en la lucha contra el nuevo coronavirus y temas de seguridad informática.