El ELN ejerce como ejército chavista en la frontera

La guerrilla colombiana, con la complicidad de Maduro, convierte en su santuario una amplia zona rural entre ambos países

Según la oposición venezolana, Nicolás Maduro se alió con la guerrilla colombiana del Ejército de Liberación Nacional (ELN) para tomar control de un pueblo fronterizo entre ambos países. Dijo la diputada opositora Karim Vera en el parlamento venezolano que la población de Boca de Grita está bajo el dominio de grupos guerrilleros, liderados por el ex alcalde de Caracas Freddy Bernal, considerado por el gobierno chavista como “Protector del estado Táchira”.

Un día antes, Bernal había anunciado que el Gobierno venezolano capturó en Boca de Grita a 14 presuntos integrantes de la banda paramilitar colombiana Los Rastrojos, al tiempo que se desmanteló parte “de su aparato logístico” en el país. De acuerdo con el funcionario, los presuntos delincuentes mantenían en esta población fronteriza una enfermería, un depósito de armas y explosivos y una flota de al menos 20 vehículos; además de un centro hotelero y varios “depósitos clandestinos de combustible”.

Vera no ligó su denuncia de hoy con esta operación, que ocurrió en paralelo a los ejercicios militares ordenados por Maduro y que la diputada calificó como “parodia”.Lo grave de esto no es solo que estas poblaciones hayan sido tomadas por el ELN, sino que estas poblaciones tienen años siendo tomadas por grupos paramilitares”.

La denuncia ocurre justo luego de que se ha conocido que durante los ejercicios militares ordenados por Maduro, ocurridos el fin de semana, hubo enfrentamientos en Boca de Grita ente Los Rastrojos y miembros del ELN, según la alcaldesa de la localidad fronteriza colombiana Puerto Santander, María Virginia Torres.

De allí que Torres también haya afirmado que el Estado venezolano otorgó al ELN “el control y la prestación de seguridad” en las zonas de frontera, mientras permite que el pueblo sea “masacrado” en diversos hechos violentos.

De hecho, Bernal no especificó si hubo integrantes del Ejército formal venezolano en la operación que acabó con la célula de Los Rastrojos. La periodista Sebastiana Barráez, especialista en coberturas militares, también ratifica que la seguridad de la línea fronteriza quedó en manos no del Estado venezolano sino del ELN.

Desde el gobierno interino de Juan Guaidó se ha acusado a Nicolás Maduro de haber pactado con el ELN y prestar el territorio venezolano como santuario para el grupo insurgente. Julio Borges, comisionado presidencial de Guaidó para las relaciones exteriores, denunció el lunes que el 75% de los niños que dejan la escuela en las zonas fronterizas entran a trabajar para el ELN y disidentes de las FARC colombianas, que son amparadas por el chavismo.