Internacional

Estados Unidos urge a España a vetar totalmente a Huawei del 5G

La Administración Trump amenaza con no compartir información ni inteligencia con las autoridades españolas en caso de contratar a la empresa china

La tecnología 5G es uno de los frentes de batalla más importantes en la guerra comercial entre Estados Unidos y China. Y podría afectar a España si finalmente el Gobierno no veta a la marca Huawei de la instalación del 5G, pues la Administración Trump podría no compartir información ni inteligencia con las autoridades españolas.

“En China no hay estado de Derecho, no hay un sistema judicial independiente. Por lo que el Partido Comunista Chino puede demandar a un vendedor como Huawei o ZTE que tome acciones que no están en el interés de los ciudadanos españoles”, remarca Robert L. Strayer, secretario de Estado adjunto de Estados Unidos responsable de política de información y comunicaciones cibernéticas e internacionales durante su encuentro con la Prensa en la Embajada de EE UU en Madrid.

“Particularmente, sabemos que hay una ley nacional en China que explícitamente expresa que todas las NTTS deben cumplir el mandato de los servicios de Inteligencia y seguridad en China y hacer esa cooperación secreta. Tenemos una definición legal de lo que será en la práctica el control que el Partido Comunista Chino ya tiene”, resumió Strayer.

Asimismo, el secretario de Estado adjunto insistió en que los países de la Unión Europea no tienen ninguna razón para usar la tecnología 5G de Huawei porque la sueca Ericsson, la finlandesa Nokia o la surcoreana Samsung están a la par del grupo chino en este ámbito.

“Las informaciones de que están muy por debajo solo proceden de un lugar: Pekín, China”.

Ericsson, Nokia y Samsung son proveedores fiables, enfatizó Strayer. Es más, “en EE UU estamos usando a estas tres empresas para implementar la tecnología 5G en docenas de ciudades estadounidenses. Bajo ningún concepto, el mundo necesita Huawei para recibir la mejor tecnología 5G”.

Un mensaje que Strayer ha repetido a las autoridades españolas con las que se ha reunido, así como en Bruselas, en Lisboa o en la Conferencia de Seguridad de Múnich.

El futuro del 5G

“Estados Unidos sabe que la tecnología 5G es una gran promesa. Sabemos que llevará consigo un tremendo crecimiento económico en el futuro, las oportunidades económicas para gente de todo el mundo, respaldará la telemedicina, los vehículos autónomos, la fabricación automática...", ha aseverado Strayer. "

Dará tanto a nuestro futuro que pensamos que los estados, por seguridad, no pueden ser contratados. Estamos muy contentos de ver cómo la Unión Europea ha consultado con todos los miembros, EE UU y otros expertos en seguridad, y han producido (el 29 de enero) una “caja de herramientas” de seguridad del 5G. Con una serie de recomendaciones que serán ahora implementadas por los estados miembro”.

El secretario de Estado adjunto de EE UU concluyó que "podemos hacer esto juntos, y podemos hacerlo de una forma en la que nuestros valores comunes, nuestros valores democráticos comunes como la privacidad, el Estado de Derecho o la libertad de expresión continúen siendo el núcleo del desarrollo tecnológico”.

Veto a Huawei totalmente

El enviado de Trump a España explicó que la política “en EE UU es hacer una evaluación caso por caso de si usaremos una herramienta legal para prohibir a una compañía de involucrarse en una transacción con un Gobierno adversario que tiene tecnología que proviene de estas compañías”.

Strayer señaló que “nuestros principales proveedores de telecomunicaciones han decidido de forma voluntaria no usar ni Huawei ni ZTE”. La clave para el secretario de Estado adjunto reside en las futuras actualizaciones, por lo que el veto a las compañías chinas debe ser total.

“La verdad fundamental es que en cualquier lugar que haya software o firmware podría haber una actualización que contenga un código malicioso. Ese código malicioso puede costar la alteración del equipo o la infiltración de datos a fuentes a las que no está autorizada”.

El especialista en ciberseguridad añadió que "cada vez se actualiza más y tenemos serias preocupaciones de que cualquier componente pueda estar en riesgo en la tecnología 5G. España y otros países harán sus propios juicios independientes, pero apuntaré a la evaluación de riesgos del 5G que la UE hizo en octubre. Y habla de excluir a proveedores no fiables.

En conclusión: “Es la manera de actuar. Se tiene que poner unos estándares de seguridad y necesitan ser rigurosamente aplicados”.

Strayer volvió a la misma idea: "Un vendedor de alto riesgo es por ejemplo, aquel que su base está en un país sin estado de derecho, controlado por el Gobierno, o una estructura de propiedad opaca, en la que no queda claro quién es el dueño... En China esas leyes simplemente no se aplican, con el completo control del Partido Comunista chino, sin un sistema judicial independiente”.

«Animamos a los países de la UE a que implemente esos estándares de seguridad rigurosamente para proteger a sus ciudadanos, los datos privados y los sistemas de ser alterados y su infraestructura crítica, así como la propiedad intelectual», aseveró el enviado de Trump, que recordó un reciente ciberataque contra 150 millones de estadounidenses.