¿Qué tienen en común los terroristas de los tiroteos en Halle y Hanau?

Ambos son hombres alemanes sin pareja, con ideas neonazis y defensores de teorías conspiranoicas que han dejado por escrito su manifiesto supremacista

Thumbnail

Hombre, soltero, sin pareja, racista, amante de las teorías de la conspiración y no fichado por la Policía alemana. Éste es el perfil de los extremistas que sembraron el terror en Halle en octubre y este miércoles en Hanau. En ambos casos, utilizaron las redes sociales para difundir sus ideas supremacistas.

La violencia ultra es una amenaza muy real en Alemania. La Oficina Federal para la Protección de la Constitución (BfV, el servicio de inteligencia) alertaba en un informe el pasado junio que la ultraderecha ha remplazado al yihadismo como su principal preocupación. El BfV revela que la cifra de ultraderechistas se elevó en 2018 a 24.100 personas, cien más que el año anterior (“una nueva cifra récord”), y de los cuales, 12.700 están dispuestos a emplear la violencia, es decir, más de la mitad, advirtió. Estos datos, sumados a la “elevada afinidad con las armas” del espectro ultrade, son “preocupantes”, agregó.

Stephan Balliet (27 años)

Stephan Baillet, de 27 años, trató de provocar una masacre en una sinagoga de Halle durante la fiesta judío de Yom Kipur e pasado octubre y dirigirse luego con su vehículo a un establecimiento de Kebab para matar al mayor número posible de extranjeros. Como resultado, dos personas murieron antes de que la Policía alemana pudiera neutralizarlo tras embestir con un camión durante su huida.

Las Fuerzas de Seguridad alemanas escoltan a Stephan Balliet tras el atentado en la sinagoga de Halle el pasado octubre/EFE
Las Fuerzas de Seguridad alemanas escoltan a Stephan Balliet tras el atentado en la sinagoga de Halle el pasado octubre/EFE

Baillet ha sido descrito por sus conocidos como un neonazi sin amigos que pasaba días enteros frente a su ordenador. Aquel día transmitió en directo su acción desde el interior de su coche y mirando al objetivo en una especie de introducción: “Hola, mi nombre es Anon y no creo que haya sucedido el Holocausto”.

Previamente había plasmado sus ideas ultraderechistas en un manifiesto de tres páginas descubierto por expertos del Centro Internacional de Estudios de Radicalización (ICSR) de Londres en un foro en internet de extrema derecha.

En el texto, su autor elucubra sobre la mejor manera de cometer una masacre en una sinagoga, afirma que en realidad podría atacar asimismo una mezquita o un centro “antifa” (antifascistas radicales de izquierdas). Balliet exigía que hay que decapitar a la serpiente del ZOG (siglas en inglés que se refieren a la teoría de la existencia de un Gobierno de Ocupación Sionista).

Tobias R. (43 años)

El responsable del tiroteo de Hanau, Tobias R. de 43 años y nacionalidad alemana, estaba ligado a la ultraderecha y tenía licencia de armas de caza. Estudió Dirección y Administración de Empresas y trabajó en un banco cerca de Fráncfort. Publicó un vídeo en un canal de internet y dejó una carta, a modo de epílogo, relacionados con su macabro acto. Los policías hallaron su cadáver y el de su madre, en el domicilio familiar, horas después de los tiroteos, que dejaron nueve muertos (todos ellos extranjeros).

El terrorista, fuera del radar de los servicios de inteligencia alemanes, aseguraba que contaba con una ventaja telepática que le permitía conocer ciertos asuntos de manera privilegiada y había abordado en algunos vídeos el atentado del 11 de septiembre de 2001.

Tobias R. mató a nueve personas en dos bares de Hanau este miércoles
Tobias R. mató a nueve personas en dos bares de Hanau este miércolesAP

En el vídeo hablaba de “sociedades secretas que buscan controlar las mentes" y veía en los extranjeros, a los que quería “echar del país”, como una “fuerte amenaza”. “Tu país está bajo el control de sociedades secretas e invisibles. Utilizan métodos de control mental diabólicos y desconocidos”, había indicado el atacante en un vídeo difundido en YouTube el 14 de febrero y que ya ha sido retirado.