Lo que se sabe hasta ahora del terrorista de Hanau

Conspiranoico, racista y “célibe involuntario”, Tobias Rathjen tenía licencia de armas

Tobias Rathjen era empleado de banca y su perfil de Internet indica que nació en 1977 y que estudió Administración de Empresas en Bayreuth. Vivía con su madre en Hanau, una ciudad alemana situada a unos 20 kilómetros al este de Frankfurt, y poseía licencia de tirador deportivo.

Un perfil normal que nunca levantó las sospechas de la Policía o los servicios de inteligencia.

No obstante, este es el hombre que la noche del miércoles mató a nueve personas. Tras el crimen, fue hallado muerto en una casa, junto al cadáver de su madre, a la que mató antes de acabar con su vida.

La Policía halló una carta y un vídeo en el que explica sus motivaciones y ofrece pistas sobre su ideología y su vida. Tobias dice odiar a los “extranjeros” y a las personas “no blancas” y pide el exterminio de varios países en Asia Central y en Oriente Próximo, regiones en las que los países son de mayoría musulmana.

Un claro exponente de la ultraderecha que alarma a la sociedad alemana en los últimos años.

Seguidor de conspiraciones

El asesino, en un inglés fluido, dice enviar “un mensaje personal a todos los estadounidenses” en el que asegura que en Estados Unidos existen instalaciones militares subterráneas en las que se maltrata y se mata a los niños.

En esas instalaciones, según el vídeo, también se rinde culto al demonio. El hombre llama además a los estadounidenses a despertar y a ejercer resistencia y asegura que Alemania está controlada por un servicio secreto.

Estados Unidos, según dice el extremista en el vídeo, es un país que estaría bajo el control de sociedades secretas que pueden controlar los pensamientos ajenos y quieren establecer un sistema de esclavitud moderna.

“Su país está bajo el control de sociedades secretas invisibles. Usan métodos malignos desconocidos como el control mental y mantienen un sistema moderno de esclavitud”, apunta el asesino, quien anima a los estadounidenses a que “despierten” y “apaguen los medios de comunicación, porque no tienen ni idea”.

Según el experto antiterrorista Peter R. Neuman, el autor del tiroteo “justifica el asesinato de poblaciones enteras de países en términos eugenistas”, con el argumento de que “la ciencia ha demostrado que ciertas razas son superiores”.

Además, se define como un “célibe involuntario” y dice que no ha tenido una relación con una mujer en los últimos 18 años.

La Fiscalía General, que se ha hecho cargo de la investigación, aseguró que el responsable del ataque presenta un perfil de ultraderecha.