Capturado el “Contador” uno de los narcos más temidos de Colombia

Capo de la droga controlaba el 70 % del tráfico de cocaína en el suroeste del país latinoamericano y la enviaba a México

Policía Nacional de Colombia detiene al "Contador"
Policía Nacional de Colombia detiene al "Contador"

El presidente de Colombia, Iván Duque, confirmó ayer la detención de José Albeiro Arrigui, alias ‘Contador’, conocido como el gran capo de la coca de Nariño. Uno de los narcotraficantes "más temidos del país y el narcotraficante más temido del suroccidente de nuestro país”, manifestó Duque, según recoge un breve comunicado de la Presidencia colombiana.

Tal y como señaló el mandatario colombiano, “Contador” es el presunto “responsable del asesinato de líderes sociales y ex combatientes” de la extinta guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), por lo que su arresto supone un “golpe contundente” al crimen organizado.

Arrigui, que mantenía un perfil bajo, era el jefe de la banda de narcotraficantes conocida como “Los Contadores”, que controlaba el 70 % de las actividades del narcotráfico en el suroeste del país y estaba bajo su mando, al menos, el 75 % de la cocaína en Tumaco, uno de los municipios colombianos con más hectáreas sembradas de coca. Lo que le permitía surtir de droga a los carteles mexicanos. “Los Contadores”, según las autoridades, son responsables de los desplazamientos de la población civil del Pacífico nariñense, al Oeste del país.

El narcotraficante fue localizado en el departamento de Caquetá, según informó el diario local “El Tiempo”. Y su detención se produjo ayer, después de que efectivos de una unidad especial de la Policía le siguieran el rastro durante días a través de la selva. Fue sorprendido por los agentes cuando se encontraba durmiendo junto a sus escoltas, por lo que no se produjo enfrenamiento alguno ni opuso resistencia, según informa Europa Press.

Las investigaciones de las autoridades colombianas indican que, tras la muerte de Walter Patricio Arizala, alias “Guacho”, “Contador” se habría aliado con el grupo criminal que lideraba Arizala, lo que le permitió ampliar su área de actuación en el suroeste colombiano.

El narcotraficante formaba parte de los 30 delincuentes más buscados de Colombia por amenazas y homicidios de ex combatientes de las FARC en proceso de reincorporación. Las autoridades colombianas ofrecían una recompensa de hasta 500 millones de pesos (unos 136.000 euros de hoy) por él.