Las solicitudes de asilo en la UE aumentan por primera vez desde 2015

Las peticiones de venezolanos se duplican y alcanzan la tercera posición

Puente Simón Bolívar, el muro del sueño venezolano
STREFE

Por primera vez desde el año 2015, han aumentado las demandas de asilo en el territorio comunitario. Así se desprende del informe presentado hoy por la agencia de asilo europea, (EASO, por sus siglas en inglés) que contabiliza un incremento del 13% en 2019 si se compara con los datos del año anterior.

Este cambio se debe al alza de las solicitudes de asilo por parte de latinoamericanos que disponen de visado para acceder al espacio sin fronteras Schengen, sobre todo de venezolanos.

A pesar de esto, la directora ejecutiva Nina Gregori, ha puntualizado que las cifras continúan lejos de los picos alcanzados años anteriores y ha pedido que la UE ponga en marcha un sistema “sostenible, justo y capaz de hacer frente a las crisis”.

Está previsto que el ejecutivo comunitario presidido por Ursula von der Leyen presente una nueva propuesta en este ámbito en los próximos meses, tras el fracaso de su predecesor Jean Claude Juncker en el establecimiento de cuotas obligatorias de reparto entre los países miembros para los demandantes de asilo.

Según este informe, la crisis política y económica sufrida en Venezuela es la principal causa de que las demandas de refugio se hayan duplicado hasta superar las 45.000 el año anterior y los venezolanos ostenten el tercer lugar tras sirios y afganos.

Las solicitudes de asilo se remiten desde la Oficina de Extranjería de Valencia al Ministerio de Interior
Las solicitudes de asilo se remiten desde la Oficina de Extranjería de Valencia al Ministerio de Interior

Más venezolanos que iraquíes

Estas tres nacionalidades suponen de manera conjunta una cuarta de todas las demandas de asilo. De esta forma, las peticiones procedentes de Venezuela se situaron por encima de las provenientes de Irak, Pakistán y Nigeria.

Dentro de Iberoamérica, los colombianos triplicaron sus solicitudes respecto a 2018 mientras que los salvadoreños, hondureños, nicaragüenses y peruanos las duplicaron.

Este informe también señala que tan sólo el 5% de las demandas de asilo interpuestas por venezolanos en primera instancia recibieron una respuesta favorable. A pesar de esto, el texto también puntualiza que estas cifras no incluyen los permisos de estancia por razones humanitarias que son concedidos según la ley nacional de algunos países europeos.

Ahora mismo, alrededor de 44.000 expedientes de venezolanos continúan siendo tramitados.

En términos relativos, los mayores incrementos de demandas se produjeron en países cuyos peticiones totales están en la parte descendiente de la tabla. De esta forma, el mayor alza en 2019 se produjo en Cuba (74%) seguida de Moldavia (47%), Congo (33%) y Angola ( 31%.)

Sobre las demandas que resultaron exitosas, el porcentaje se mantiene estable respecto al año anterior y se sitúa en un tercio del total (33%). Los países con unas tasas más altas de reconocimiento en el estatus de refugiados son los sirios (85%) seguidos de los yemeníes (81%) y los eritreos (81%). A finales de 2019, 540.0559 solicitudes se encontraban todavía pendientes de una respuesta lo que supone un incremento del 20% respecto al año anterior.

En el año 2019, las demandas de ciudadanos sirios ascendieron a 72.254, una cifras muy similares al año anterior pero menores a los números de hace dos años. A pesar de esto, se ha apreciado una tendencia ascendente a lo largo del año pasado, desde las 5.300 cada mes, desde enero a mayo, al incremento a 7.200 en octubre y noviembre, lo que ha propiciado que se haya cerrado el año con más casos pendientes de resolución.

En el caso de las peticiones de refugio de afganos, también se aprecia un alza de los casos en la segunda mitad del año. A finales de 2019, el informe contabiliza 49.250 expedientes en tramitación, un 56% más que el año anterior.

Una de cada diez solicitudes han sido efectuadas por un demandante que ya había recibido un «no» por respuesta en primera instancia en el país de acogida. Un modus operandi extremadamente común en las peticiones realizadas por nacionales de los países de los Balcanes ( un tercio en Serbia y Macedonia del Norte y un cuarto en Kosovo). Solo un tercio de las peticiones correspondió a los menores no acompañados.

José Luis Montoro