Putin y Erdogan se reunirán este jueves para detener la escalada bélica en Idlib

Moscú asegura que defenderá la integridad territorial de Siria. Ankara espera lograr un alto el fuego permanente

Rebeldes apoyados por Ankara trasladan a compañeros heridos al sur de Idlib en los combates con las tropas sirias
Rebeldes apoyados por Ankara trasladan a compañeros heridos al sur de Idlib en los combates con las tropas siriasAP

El Kremlin ha informado este lunes de que el presidente de Rusia, Vladimir Putin, y su homólogo turco, Recep Tayyip Erdogan, se reunirán este jueves en la capital rusa para buscar una solución a la escalada de tensiones en la provincia siria de Idlib, informó hoy el Kremlin. “El presidente de Turquía viajará a Moscú en visita oficial el 5 de marzo. Tiene planificada una reunión con nuestro presidente”, declaró el portavoz del mandatario ruso, Dmitri Peskov.

Él mismo dijo el domingo que “no será, sin ninguna duda, una reunión fácil”, pero aseguró que los dos jefes de Estado constatan su apego al arreglo de la situación en Idlib y su apoyo a los acuerdos de Sochi de 2018 para desmilitarizar la provincia y conseguir así un alto el fuego estable, informa Efe.

Esa zona pretendía frenar una ofensiva gubernamental sobre Idlib, último bastión de las facciones opositoras y prácticamente dominado por el Organismo de Liberación del Levante, una alianza islamista en la que está incluida la exfilial siria de Al Qaeda y a la que Damasco y Moscú consideran "terrorista".

La reunión entre ambos mandatarios tendrá lugar en un momento en que las tensiones entre Ankara y Siria y entre Ankara y Moscú, principal aliado del régimen sirio de Bachar Al Asad, se han incrementado al máximo debido a los enfrentamientos entre el Ejército sirio y los soldados turcos en Idlib.

Turquía, que respalda a los rebeldes sirios, aseguró el pasado viernes en la ONU que no va a retirar a sus tropas del noreste de Siria y que responderá de forma contundente a cualquier nuevo ataque por parte del Ejército sirio y sus aliados tras la muerte la semana pasada de una treintena de soldados turcos en Idlib.

Los países occidentales han insistido en la necesidad de un alto el fuego inmediato en el noroeste de Siria y varios, entre ellos Estados Unidos, dan por muerto el formato de cooperación entre Rusia y Turquía para controlar el conflicto en esa zona.

Rusia, por su parte, considera que el régimen sirio tiene “todo el derecho” a hacer lo que considere necesario para combatir a los terroristas. Peskov reiteró este lunes que la posición de Rusia respecto al conflicto sirio es “absolutamente consecuente e invariable”.

“Mantenemos nuestro apego a los acuerdos de Sochi, abogamos por la integridad territorial de Siria, apoyamos a Siria en su intención de continuar combatiendo al terrorismo, los grupos terroristas, incluyendo a los que introducidos en la lista de grupos terroristas por el Consejo de Seguridad de la ONU”, señaló. En ese sentido, destacó que Rusia valora altamente la interacción con Turquía y que los militares de ambos países están en contacto permanente.

Erdogan hará pagar un alto precio por sus mártires

El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, confirmó hoy el encuentro, y aseguró que espera poder lograr un “alto el fuego permanente” en Idlib. “Mi único deseo es poner fin a esta lucha con la victoria y evitar un mayor derramamiento de sangre, con un alto el fuego permanente”, ha explicado Erdogan en un encuentro con miembros del Partido Justicia y Desarrollo (AKP) en Ankara. Para ello, ha añadido, se están usando “todos nuestros canales diplomáticos junto con nuestra lucha en el terreno”.

A este respecto, según informa la agencia estatal Anatolia, el presidente ha dejado claro que “por cada uno de nuestros mártires, destruiremos a decenas de elementos del régimen y les haremos pagar un alto precio destruyendo sus aviones de combate y munición”.

Turquía lanzó este domingo una nueva ofensiva en el noroeste de Siria a la que ha bautizado ‘Operación Escudo de Primavera’. Según ha explicado este lunes el ministro de Defensa, Hulunsi Akar, Turquía ha neutralizado a 2.557 elementos del régimen. Asimismo, ha destruido dos aviones, dos drones, ocho helicópteros, 135 tanques y cinco sistemas de defensa antiaérea.