La violencia en México castiga la imagen de López Obrador

El 74% de los mexicanos considera que las agresiones contra las mujeres aumentaron durante los quince meses que el presidente ha estado en el poder

Mexican President Obrador press conference in Mexico
El presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, habla durante La Mañanera, su conferencia de prensa matutina. (Javier Lira / NOTIMEX)Javier Lira/NOTIMEX/dpa Javier Lira/NOTIMEX/dpa

Andrés Manuel López Obrador llegó a la Presidencia de México siendo el presidente con más aceptación de América Latina, según todas las encuestas. Pero quince meses después, la violencia que asola al país ha hecho mella en la imagen del presidente y de su Gobierno, haciendo que su popularidad baje de una forma drástica.

La figura del mandatario mexicano gozó de muy buena salud durante los primeros meses de su sexenio. De hecho, hizo del simbolismo y de la estética, una auténtica prioridad de su Gobierno: se bajó el sueldo un 40%, retiró las pensiones a los ex presidentes, convirtió el palacio presidencial en un museo, utilizó a los servidores de la nación para promocionar su imagen mesiánica y puso en marcha los trámites para subastar el avión presidencial. Pero para muchos mexicanos esta “política de gestos” no es suficiente.

De acuerdo con la encuesta del diario local “La Reforma”, AMLO (cómo se le conoce popularmente), gozaba de la aprobación del 78% de los mexicanos a inicios de marzo de 2019; pero un año después, en el mes de marzo de 2020, sus apoyos bajaron hasta el 5de los encuestados, y los que directamente desaprueban su gestión ascienden ahora hasta el 35%.

Quizás uno de los motivos de este cambio tan drástico es que la gestión del presidente Obrador no se está centrando en solucionar los problemas más urgentes de los mexicanos: “Yo sostengo desde hace mucho tiempo que el principal problema de México es la corrupción, la corrupción política", sentenciaba el mandatario durante un encuentro con la Prensa. Una tesis que contradice la percepción del 70% de los mexicanos, que ven en la violencia y la inseguridad el mayor problema que enfrenta el país. Y solo el 6% de los ciudadanos considera la corrupción el asunto de más gravedad según manifiesta la encuesta de “La Reforma”.

Y es que, con más de 35.500 homicidios, el año 2019 -el primero de su sexenio- fue el más violento de toda la historia de México. Un problema que el Gabinete de Seguridad del Ejecutivo es incapaz de afrontar (o eso es lo que cree el 63% de los encuestados).

Otro tema que también ha desgastado la imagen del presidente es el brutal aumento del 6% de los feminicidios, alcanzando las 1.006 asesinadas a lo largo del último año. Según el diario, el 74% de los mexicanos ha notado el cambio, y considera que la violencia contra las mujeres aumentó durante estos quince meses.

A pesar de todo, los mexicanos también reconocieron que el presidente se desempeñó bien en otros aspectos de su Gobierno, como los programas sociales, el combate contra el llamado “huachicoleo” (robo de combustible) o la lucha contra la corrupción.