Arranca el juicio por la tragedia en una discoteca italiana causada por el gas pimienta

Cinco adolescentes murieron en una sala de conciertos en un pueblo de Italia durante una estampida. Los fiscales acusan a seis acusados de provocar el caos para robar

Imagen del exterior de la discoteca en Corinaldo tras la estampida
Imagen del exterior de la discoteca en Corinaldo tras la estampida

Seis personas se sientan desde hoy en el banquillo de los acusados en el juicio por la tragedia que acabó con la muerte de cinco adolescentes y un mujer en una discoteca en diciembre de 2018 en el pueblo italiano de Corinaldo. A los acusados se les imputa cargos por homicidio involuntario. Los fiscales consideran que el pánico se inició deliberadamente para robar a la multitud, informa la BBC.

En el momento de la tragedia, el club Lanterna Azzurra estaba repleto de jóvenes seguidores del rapero Sfera Ebbasta. Al menos 1.400 personas se habían reunido para el concierto en la pequeña localidad cerca de Ancona, en la región de Marche, en el centro de Italia. Según la policía, el recinto no podía acoger a más de 900 personas.

El suceso ocurrió mientras los asistentes esperaban la actuación del rapero italiano, muy popular entre los adolescentes del país. Según varios testigos, la gente comenzó a percibir un olor fuerte ácido, procedente supuestamente de un spray de pimienta que alguien había rociado.

El público corrió hacia las salidas de emergencia y en uno de los laterales, ya fuera del local, la barandilla cedió por la aglomeración y provocó una multitudinaria caída en la que hubo víctimas mortales. Además de los cinco menores, falleció también una mujer de unos 40 años que acompañaba a su hija al concierto. El suceso dejó un centenar de heridos que fueron ingresados en hospitales de las localidades cercanas.

Los detenidos son considerados miembros de una banda que perpetraba robos en hasta 60 locales del centro-norte de Italia aprovechándose del caos que causaban, según ha explicado la fiscal Monica Garulli, en declaraciones recogidas por los medios.

Los investigadores creen que, con episodios como este, la banda lograba embolsarse alrededor de 15.000 euros al mes y sospechan que estuvieron detrás de un robo similar en un bar de Disneyland.

El entonces ministro del Interior, Matteo Salvini, exigió responsabilidades y llamó a identificar a los responsables de la tragedia. “Uno no puede morir así a los 15 años. Mis pensamientos y oraciones con los seis fallecidos esta noche”, escribió en su cuenta de Facebook.