Una pesadilla para la City de Londres: 1.150 millones de libras se irán a Europa por el Brexit

La Unión Europea no está dispuesta a asegurar una posición de privilegio a los bancos británicos tras la negociación del acuerdo comercial

El Puente de Londres, junto al pulmón financiero de la capital inglesa
El Puente de Londres, junto al pulmón financiero de la capital inglesa

Referencia mundial y gran baluarte de la economía británica, el sector financiero de Londres, focalizado en la “City”, podría ser uno de los grandes perjudicados por el Brexit. Las negociaciones, que comenzaron hace apenas unos días entre el Reino Unido y el bloque europeo para llegar a un acuerdo comercial antes de final de año, se tornan vitales para el futuro financiero de la capital británica.

“Todo dependerá del acuerdo al que lleguen. Como para todo el país, para el sector financiero sería también un duro golpe si Reino Unido saliera de la Unión sin un acuerdo. De todas formas, sería una situación perjudicial para ambas partes”, nos cuenta el prestigioso economista británico David Miles. Y, es que, a pesar de que la salida oficial ya es un hecho, aún quedan por definirse las relaciones comerciales que reinarán entre ambas partes. Y, para más inri, Boris Johnson ha amenazado con abandonar las negociaciones en junio si la UE no responde a sus demandas.

La pertenencia al bloque europeo permitía a los bancos y entidades financieras con base en Reino Unido realizar negocios sin restricciones o vetos en los otros 27 países gracias a los llamados “passporting rights” (derechos de pasaporte). Una vez ya no dispongan de estas licencias, tendrán que atenerse a las mismas regulaciones que el resto de entidades internacionales.

Barrera para entrar en la UE

A pesar de que el Gobierno británico está buscando diversas fórmulas para asegurar una posición de privilegio para sus bancos dentro del bloque, la Unión Europea no parece dispuesta de momento a considerarlo, tal y como aseguraba el diario Financial Times esta semana. Si nada cambia, las entidades tendrán que solicitar a cada país por separado poder realizar negocios dentro de sus fronteras y podrán ser vetados con solo un mes de notificación.

Actualmente Londres es el segundo centro financiero del mundo, tan solo por detrás de Nueva York, según el Índice Global de Centros Financieros. Llegó a ocupar la primera posición pero bajó un escalón tras el referéndum del Brexit. Para José-Luis Peydró, catedrático de Finanzas en la Imperial College de Londres, “la espera ha incrementado la incertidumbre y ha afectado negativamente a la inversión. Las pérdidas dependerán del acuerdo al que lleguen el Gobierno británico y la UE”.

Pero las primeras consecuencias ya se han dejado ver desde que los británicos votaran por el Brexit en junio de 2016. Según la publicación The Economist, más de 300 entidades financieras han reubicado algunas de sus sedes o actividades en otras ciudades europeas. Con esto, las empresas buscan poder seguir operando en suelo europeo con las mismas ventajas que tenían hasta ahora. “Ha habido empresas que han tomado licencias bancarias en la UE para operar directamente desde allí, como ha hecho Revolut (empresa de tecnología financiera) en Lituania”, apunta José-Luis Peydró.

Un estudio de la consultora Ernst & Young (EY) va más allá y cifra en mil millones de libras los activos que dejarán la “City” con rumbo a otras ciudades europeas. Además, hasta 7.000 trabajadores del sector financiero londinense podrían mudarse al continente debido al traslado de diversas sedes bancarias. Sin embargo, para David Miles, “la pérdida de empleos no será tan importante como algunos vaticinan ya que la mayoría de las actividades financieras de estos bancos no dependen de la Unión Europea. Gran parte de su actividad se centra dentro de Reino Unido”.

Lo que sí parece evidente es la importancia del sector financiero en la economía de Reino Unido. Según un informe elaborado por el Parlamento británico, este sector supone el 7% de la producción del país, un porcentaje importante si lo comparamos con el 4% en España, aunque lejos del 26% de Luxemburgo, el mayor del mundo. En cuanto a empleos, más de un millón de trabajadores de Reino Unido están relacionados con el sector financiero, acaparando Londres el 49% de los mismos.

¿Sustituirá Frankfurt a Londres?

La duda surge ahora sobre si la Unión Europea buscará mantener a Londres como su centro financiero por excelencia o si promoverá otras ciudades alternativas dentro de sus fronteras. Para José-Luis Peydró, “es imposible tener una ciudad como Londres en Europa, aunque se beneficiarán ciudades como Dublín, París, Amsterdam o Frankfurt. Pero es una pena que ciudades como Madrid o Barcelona no se aprovechen”.

Tras Londres, las siguientes ciudades europeas que aparecen actualmente en el ranking de centros financieros son Frankfurt y París, en 15ª y 17ª posición respectivamente. Aunque es probable que alguna de ellas se acerque algo a la capital británica tras el Brexit, parece complicado que lleguen a superarla ya que la fortaleza del sector financiero londinense no se sustenta únicamente en su relación con los países de la Unión Europea. De todas formas, el 43% de las exportaciones de servicios financieros de Reino Unido tienen como destino los países del bloque europeo por lo que las consecuencias del Brexit serán sin duda reseñables.

Para David Miles, la posibilidad de que la UE busque favorecer alguno de sus centros financieros es poco probable. “No creo que promueva ninguna otra ciudad porque al final cada país buscará sus propios intereses. Alemania buscará fomentar Frankfurt, Francia lo hará con París, etc”.

Lo que también parece bastante improbable es que Londres se convierta en la Singapur europea una vez se libre de las “cadenas” de la UE, tal y como se ha llegado rumorear. Que la capital británica apueste por un sistema con muy bajos impuestos y sin apenas regulaciones no parece realista, sobre todo teniendo en cuenta que Reino Unido tiene uno de los sistemas de regulación bancaria más estrictos del mundo.