Bruselas pide contener “de manera agresiva” la propagación del virus

Pide a los ciudadanos que sigan al pie de la letra las medias preventivas

Stella Kyriakides
Stella KyriakidesVirginia MayoAP

A medida que el coronavirus se expande, sube de tono también el mensaje político. Ya nadie tiene como prioridad no caer en el alarmismo, ahora la amenaza es todo lo contrario: la complacencia y la falta de reacción.

La comisario de Salud, Stella Kyriakides, ha pedido esta mañana a los Estados europeos que centren sus esfuerzos en “contener de manera agresiva la propagación del coronavirus, en especial en las zonas en donde los casos no son aún numerosos” ante una situación que cambia día a día, hora a hora, casi minuto a minuto.

La impresión es que ha llegado la hora de la verdad, el momento de inflexión en el que no hay que escatimar esfuerzos ya que también en palabras de la Comisaria “los próximos días y semanas serán decisivos” y los ciudadanos deben seguir al pie de la letra las medidas propugnadas por las autoridades públicas, que no son dictadas "a la ligera". Estas declaraciones han sido realizadas antes de un debate en el Parlamento Europeo sobre la extensión de la enfermedad. La Eurocámara, como modo de dar ejemplo, ha cambiado de manera drástica su agenda y reducido la sesión plenaria tan sólo a la jornada de hoy. Además, los eurodiputados deben permanecer a un metro de distancia, un un escaño vacío como medida de prevención. El propio presidente del Parlamento Europeo, David Sassoli, está trabajando hoy desde su casa en Bruselas ya que el pasado fin de semana estuvo en Italia, su país de origen.

Como objetivo de dar una respuesta europea común, hoy los jefes de Estado y de Gobierno de los Veintisiete mantendrá una videoconferencia a las cinco de la tarde que intentará coordinar los esfuerzos en todos los ámbitos. Por el momento, Bruselas ha renunciado a imponer un protocolo común sobre la extensión del virus e incluso algunos países como Alemania y Francia han impedido la exportación de material como mascarillas y guantes. “Debemos ver la solidaridad en acción”, ha amonestado Kyriaides ante el peligro de la falta de suministro y como aviso a las capitales partidarias del sálvese quién pueda. “No es el momento de la fragmentación ” ha apelado también la Comisaria como quien predica en el desierto. No es la primera vez que Bruselas realiza este llamamiento, pero cada ver suena más apremiante.