Guerra de los refugiados: una patrullera turca embiste a una griega en Kos

Erdogan compara a los guardias griegos con los nazis por el trato dado a los migrantes

La guerra de los refugiados entre Turquía y Grecia, que trata de detener la avalancha de migrantes sirios, ha dado hoy un paso más que podría ser indicio de incidentes más serios si prosigue la tensión en la frontera y en el mar Egeo.

Una embarcación de la Guardia Costera turca colisionó “intencionalmente” contra una griega esta pasada madrugada, según aseguró la dirección de los Guardacostas griegos. Según se indica en un comunicado, la embarcación turca colisionó con la griega, que patrullaba en la frontera marítima entre ambos países cerca de la isla de Kos, con el objetivo de volcarla. Como resultado del choque hubo tan sólo daños materiales de poca importancia en la embarcación griega, sin que se registraran heridos.

Aunque en la frontera terrestre grecoturca la tensión entre guardias fronterizas ha sido constante desde que Ankara abrió sus fronteras a finales de febrero para facilitar el paso de refugiados a Europa, este es el primer incidente entre guardacostas en la frontera marítima en este nuevo período de crisis.

“Una vez más, Turquía ha violado de forma peligrosa las reglas del derecho internacional. Su objetivo está claro: provocar una crisis en el Egeo”, afirmó el ministro de Marina Mercante, Yannis Plakiotakis.

Mientras, en la frontera terrestre limitada por el río Evros, la situación permanece en relativa calma. Según los datos más actualizados del Gobierno, en las últimas 24 horas tan solo hubo 473 intentos de cruzar la frontera ilegalmente y solo una persona fue detenida.

En total, desde el pasado sábado, después de que el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, diera por abiertas las fronteras con Grecia -declaración que reafirmó hoy- la guardia fronteriza griega dice haber registrado 43.397 intentos de cruce y 346 detenciones. Con ayuda de Frontex el Gobierno del conservador Kyriakos Mitsotakis ha redoblado las patrullas en la frontera.

Críticas de Erdogan

Echando más leña al fuego, el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, declaró hoy que “no hay diferencia entre lo que hicieron los nazis y las imágenes en la frontera griega”, en una escalada de las críticas al país vecino, al que ha acusado de violar el Derecho Internacional por reprimir a migrantes y refugiados.

Erdogan, que el lunes se reunió con los altos cargos de la UE en Bruselas y aspira a renegociar el acuerdo migratorio de 2016, ha advertido de que Turquía seguirá dejando pasar a quienes quieran seguir su camino hacia países europeos.

Mantendrá está politica hasta que la UE acceda a las demandas de Ankara, entre ellas avances hacia la adhesión de Turquía en el bloque, la revisión de la unión aduanera o un nuevo “apoyo financiero”, ha explicado Erdogan ante miembros de su partido.

"El flujo irregular de migrantes hacia Europa no se limitará solo a Grecia, sino que se extenderá por todo el Mediterráneo a medida que aumenten las temperaturas", ha añadido.

Erdogan ha asegurado que cuatro migrantes han muerto en la frontera con Grecia cuando intentaban entrar en este último país, a pesar de los reiterados desmentidos de Atenas sobre las supuestas víctima. El mandatario turco ha acusado a la UE de pasar por alto las “inhumanas” y “bárbaras” medidas de las autoridades griegas.