El kamikaze japonés con el Covid-19 que salió por la noche para "propagar el virus”

Una de las personas con las que estuvo en un pub ha dado positivo y tendrá que ser ingresada en el hospital

Students wearing protective masks following an outbreak of the coronavirus disease, attend their graduation ceremony at a junior high school in Osaka, western Japan
Una graduación en Osaka, JapónKYODOReuters

Una de las mayores pesadillas de los hipocondríacos se ha hecho realidad en Japón. Alguien con coronavirus ha querido propagar el virus e infectar a la población sana, de acuerdo a las autoridades japonesas de la prefectura de Aichi.

El caso ha salido a la luz, porque el sospechoso sí ha logrado su cometido. Mientras Japón lucha contra esta pandemia para así poder celebrar los Juegos Olímpicos de Tokio, algunos desoyen a las autoridades y se saltan las medidas sanitarias impuestas.

Jae C. HongAP

Una japonesa, de unos 30 años de edad, ha dado positivo por coronavirus en Toyota. Al estudiar los pasos y dónde pudo contagiarse, la japonesa ha recordado la noche del 4 marzo, cuando salió por la noche y se cruzó con un hombre que actúo como un kamikaze.

Según informa la agencia nipona Kyodo, a los cuatro días, empezó a tener fiebre, y aún hoy sigue con picores de garganta. Está estable, pero según las autoridades locales de la ciudad de Toyota, tendrá que ser hospitalizada próximamente.

Él sospechoso dio positivo el mismo 4 de marzo, un día después de que a sus padres, con los que vive, les confirmaran que tenían el nuevo virus que ha puesto en jaque al mundo.

“Salir a propagar el virus”

Pero en lugar de aislarse y quedarse en cuarentena, les dijo a sus padres que salía a “propagar el virus” y se fue a bar y después a un pub filipino en la ciudad de Gamagori. Una información que confirmaron las autoridades locales de Gamagori y hoy han recogido los medios japoneses.

Por tanto, horas después de conocer los resultados de las pruebas de coronavirus, el japonés salió por la noche. Primero fue a un bar, donde pasó 15 minutos. No habló con nadie sobre su infección ni si era un “positivo”.

Luego llegó al pub filipino. Allí se quedó durante unos 40 minutos. A pesar de todas las recomendaciones realizadas por las autoridades de Japón, él, que tiene unos 50 años, cantó en el karaoke, cogió el micrófono, y también rodeó con su brazo a una trabajadora del pub, que estaba sentada junto a él.

En el pub filipino, sí contó a otro empleado del pub que había dado positivo por coronavirus. Rápidamente, le denunció a la Policía y a las autoridades sanitarias. Después de la alerta, los agentes de Policía entraron en el pub, ataviados con el equipo de protección. El local tuvo después que ser desinfectado por las autoridades sanitarias.

El centro de Salud ha buscado a todos los que estuvieron en contacto con el kamikaze aquella noche.

La japonesa de 30 años que recientemente ha dado positivo, estuvo en el mismo pub que este hombre.

Hoy son muchos los japoneses que en redes sociales se preguntaban qué ocurrirá con él y cómo se penalizará este acto tan irresponsable.

Según ha informado la prefectura de Aichi, donde se ubican tanto Toyota como Gamagori, en Aichi han aumentado las infecciones por coronavirus hasta las 111.

En total, en todo Japón hay 639 casos confirmados de coronavirus. Han fallecido 16 personas y 118 se han recuperado ya.