¿A quién salvar?: Una guía de médicos italianos establece prioridades sobre los infectados con el Covid-19

El manual “facilita” al personal sanitario la toma de decisiones y establece prioridades entre los pacientes a la hora de recibir o no cuidados intensivos según sus probabilidades de sobrevivir

A nurse rests during a night shift at a hospital in Cremona
Imagen de una enfermera descansando durante un turno de noche en Italia. Francesca Mangiatordi/@france_exa/via REUTERS.FRANCESCA MANGIATORDIReuters

El Colegio Italiano de Anestesia, Analgesia, Reanimación y Cuidados Intensivos (SIAARTT) ha publicado en las últimas horas un controvertido documento en el que establece las recomendaciones de la ética clínica para la admisión de un tratamiento intensivo y para su suspensión en condiciones excepcionales de desequilibrio entre las necesidades y recursos disponibles. Según los datos relativos a las dos primeras semanas del auge de la pandemia en Italia, alrededor de una décima parte de los pacientes infectados requieren un tratamiento intensivo con ventilación asistida, invasiva o no invasiva.

Algunas de las medidas propuestas no han sentado bien en el seno de una sociedad italiana sensibilizada y que está atravesando una situación muy delicada desde hace algunas semanas, azotada por el brote de coronavirus (COVID-19). La situación ha llegado a tal punto que un ciudadano puede ser multado e incluso detenido si sale de casa sin contar con un permiso expedido por la Policía.

Al igual que sucede en nuestro país, el sistema de salud italiano está colapsado y el personal sanitario se ve incapacitado de atender la totalidad de las emergencias. Este estudio se ampara en la situación de emergencia del país y en la escasez de recursos médicos, a la hora de recomendar estos modos de actuación.

Reclaman como “necesarios y convenientes” una serie de criterios para priorizar a la hora de atender a los pacientes. Éstos están “inspirados por un criterio común de justicia distributiva y de asignación apropiada de los limitados recursos sanitarios” creados para facilitar la toma de decisiones difíciles a los médicos. Según uno de estos criterios, el de la proporcionalidad de la atención, “la asignación en un contexto de grave escasez de recursos sanitarios debe tener por objeto garantizar la atención intensiva a los pacientes con mayores posibilidades de éxito terapéutico”. En definitiva, se trata de otorgar privilegios a aquellos con mayor esperanza de vida.

Entre los elementos tenidos en cuenta a la hora de seleccionar pacientes se encuentran: el tipo y la gravedad de la enfermedad sufrida, la presencia de otras patologías, el deterioro de otros órganos y aparatos y su reversibilidad. De hecho, se pueden llegar a establecer criterios de edad a la hora de dar acceso a un paciente a la Unidad de Cuidados Intensivos. Asimismo señala que “los pacientes y las familias deben ser conscientes de la excepcionalidad de las medidas adoptadas como una cuestión de transparencia y confianza en el servicio público”.

Propósito de las recomendaciones

1. Los criterios de admisión y alta extraordinarios son flexibles y pueden adaptarse localmente en función de la disponibilidad de recursos, la posibilidad concreta de trasladar a los pacientes, el número de accesos en curso o previstos. Los criterios cubren todos los pacientes intensivos, no sólo los pacientes infectados con Covid-19.

2. Hacer explícitos los criterios de asignación de recursos en una situación extraordinaria de escasez.

Estas líneas de actuación se siguen también en otro tipo de situaciones de carácter extraordinario como son los conflictos bélicos, donde ante una emergencia o escasez, se salva a aquellos que tienen más posibilidades de sobrevivir.

Aquí puedes encontrar el documento completo.