El coronavirus obliga a aplazar a mayo el juicio contra Netanyahu

Una ajusta mayoría de diputados israelíes apoyar al ex general Beny Gantz para formar Gobierno

Isareli cabinet meeting in Jerusalem
El primer ministro israelí en funciones, Benjamin Netanyahu, mantiene una videoconferencia con su Gabinete/EPHaim Zach/GPO/dpa Haim Zach/GPO/dpa

El juicio contra el primer ministro en funciones israelí, Benjamin Netanyahu, que tenía previsto comenzar este martes, ha sido postergado hasta el 24 de mayo por las restricciones judiciales para evitar el contagio del coronavirus en Israel.

En un anuncio esta mañana, el tribunal informó que "a la luz de los acontecimientos en relación a la propagación del coronavirus y tomando en considerando las últimas medidas adoptadas y la declaración de estado de emergencia en los tribunales, se ha decidido cancelar la audiencia programada".

Las restricciones, anunciadas ayer e implementadas a partir de hoy, incluyen el veto a reuniones de más de diez personas y el cierre de negocios y establecimientos no esenciales, incluyendo cafés, restaurantes o centros comerciales. Otra de las medidas, declarada anoche por el ministro de Justicia en funciones, Amir Ohana, es un “estado de emergencia” en todo el sistema judicial israelí, algo que limita las actuaciones a solo casos urgentes.

El primer ministro en funciones, que reiteró anoche su llamamiento a la creación de “un gobierno de emergencia nacional” para afrontar la pandemia, deberá defenderse de las acusaciones de fraude, abuso de confianza y cohecho, tras dos años de investigaciones policiales y de la Fiscalía y horas de interrogatorios a él, sus socios, asesores y familiares.

Entretanto, continúan las conversaciones para formar Gobierno tras las elecciones del 2 de marzo (las terceras en un año). El presidente de Israel, Reuvén Rivlin, recibió hoy la recomendación de una mayoría ajustada de diputados (61 de 120) para encargar la formación de Gobierno a Beny Gantz, líder de la alianza centrista Azul y Blanco, segundo partido más votado por detrás del Likud de Netanyahu.

En una extensa jornada de consultas del jefe del Estado con los representantes de los partidos con diputados en la Kneset (Parlamento), que se hicieron en directo, Gantz obtuvo la promesa de apoyo de tres legisladores más que el primer ministro en funciones, lo que lo deja mejor posicionado para recibir el mandato presidencial para la formación de un ejecutivo. El voto de la Lista Unida, de mayoría árabe, cuyos 15 diputados recomendaron a Gantz, y del ultraderechista laico Israel Nuestro Hogar, encabezado por Avigdor Lieberman y con 7 escaños, resultaron decisivos para que el líder centrista obtuviera el favor de más de la mitad de la Kneset.

A estos se unen los 33 diputados de Azul y Blanco y 6 de la alianza de centro izquierda Laborismo-Guesher-Meretz (tiene siete pero rechazó apoyar una de sus diputadas). El apoyo de estas formaciones, con posiciones antagónicas entre sí en muchas materias, no garantiza, sin embargo, que Gantz pueda establecer una coalición de Gobierno.

Una de sus opciones es montar un Ejecutivo en minoría, junto con Israel Nuestro Hogar y la alianza de centro izquierda Laborismo-Guesher-Meretz, con el apoyo externo de la Lista Unida. Pero ante la negativa de algunos miembros de su propio partido de formar parte de tal coalición, ese escenario parece poco factible, y Gantz podría verse obligado a negociar ya sea con el Likud de Netanyahu o con los partidos ultraortodoxos o ultraderechistas para buscar más apoyos.

En los últimos días, ante el aumento de contagios de coronavirus en Israel y implementación de severas restricciones, Netanyahu llamó al establecimiento de un “Gobierno de emergencia nacional” de carácter temporal y formado por todos los partidos de la Kneset con excepción de Lista Unida, pero Gantz exige que todos los partidos estén representados.

Israel lleva un año de bloqueo político, tras tres elecciones que no han permitido que ninguno de los bloques de partidos habituales alcanzara la mayoría simple.

Antes de otorgar el mandato, el presidente convocó a Gantz y Netanyahu a una reunión esta noche en su residencia, en la que intentará, una vez más, lograr que los líderes de las dos facciones más votadas establezcan un gobierno de unidad, algo que el líder de Azul y Blanco rechaza en tanto que se niega a gobernar con Netanyahu mientras esté enjuiciado por corrupción. Quien obtenga el mandato para la formación de un Ejecutivo contará con un plazo de 28 días para lograrlo, con la posibilidad de que el presidente le otorgue una extensión de 14 días más.