Italia vive su día más oscuro de la crisis del Covid-19 con 349 muertos en las últimas 24 horas

Los fallecidos por coronavirus se dispara a 2.158 en Italia, más de la mitad de los registrados en China con una población 20 veces superior

Thumbnail

Italia vive este lunes otra jornada trágica. Sólo en las últimas 24 horas fallecieron 349 personas (ayer 368) infectadas, por lo que la cifra total de víctimas mortales se eleva ya hasta 2.158. Esto es más de la mitad de las registradas en China, que cuenta con una población 20 veces superior. El número de contagiados en el país transalpino superó además las 27.980 personas.

Hoy han fallecido 349 personas. La situación más grave se sigue viviendo en el norte del país. Sólo en Lombardía fallecieron del sábado al domingo 252 personas. Y dentro de esta región, el foco más preocupante continúa siendo la provincia de Bérgamo, donde el número de contagiados crece a un ritmo de medio millar diario y el de fallecidos por encima de las 50 personas en cada jornada.

El presidente de Lombardía, Attilio Fontana, lleva toda la semana clamando más ayuda. Ya no sólo es que falten médicos, camas con equipos de ventilación asistida o recursos, sino que el personal sanitario carece incluso de mascarillas adecuadas. Ayer, además, varios países europeos requisaron un paquete con 19 millones de mascarillas que debía llegar a Italia. Aunque, más tarde, el ministro de Exteriores, Luigi Di Maio, aseguró que “Alemania y Francia habían desbloqueado el envío”. Sin embargo, la principal ayuda no ha procedido de la UE, sino de China, que mandó a Italia 31 toneladas de material sanitario y un equipo formado por nueve especialistas.

La tasa de mortalidad en Italia ya es superior al 7%, muy por encima de la registrada en China. La explicación que dan las autoridades es que la población italiana es muy anciana y que el número de contagiados no se corresponde con el real, pues habría muchos más infectados. Sin embargo, lo que denuncian desde los hospitales del norte es que la escasez de recursos está impidiendo tratar a los pacientes como deberían. En las últimas horas se registraron varios fallecidos con edades inferiores a 50 años.

El presidente del Instituto Superior de Sanidad italiano, Silvio Brusaferro, pidió que “otros países europeos adopten medidas análogas” al aislamiento decretado por Italia para “crear una acción sinérgica y conseguir frenar la curva”. El pico de contagios aún parece lejano y las autoridades se remiten a principios o mediados de abril para ver los efectos de la cuarentena generalizada. Los enfermos en cuidados intensivos también siguen creciendo, hasta casi 1.700.

En medio del drama generalizado, el Papa quiso mandar un mensaje de ánimo a los italianos, paseando por una de las calles del centro de Roma y rezando ante un crucifijo que evoca una epidemia de peste en el siglo XVI, ubicado en una iglesia de la capital italiana. En los últimos días se han multiplicado las iniciativas para levantar la moral, como la campaña de los italianos para poner música desde los balcones.

El número de enfermos actualmente en Italia, principal foco de Europa, es de 20.603 personas, 2.853 más en comparación con los datos de ayer sábado, y los curados son 2.335, lo que equivale a un aumento de 369 respecto al último boletín.

Con ello, el número de contagios totales desde la detección del brote es de 24.747, contando los enfermos, los fallecidos y los curados, mientras que las pruebas realizadas a la población ascienden ya a 124.899.

Las regiones con más contagios están en el norte: Lombardía con 10.043 casos positivos, seguida por Emilia-Romaña (2.741), Véneto (1.989), Piamonte (1.030) y Las Marcas (centro) con 1.087 enfermos.

Del total de contagiados, 9.268 personas se curan en sus propios domicilios, 9.663 están hospitalizados con síntomas y 1.672 reciben cuidados intensivos, un 10 % del total aproximadamente.

Solo en la región de Lombardía, la más afectada, con capital en Milán, los contagiados actualmente son 13.272, un aumento de 1.587, mientras que los muertos con el patógeno ascienden a 1.218, informó el consejero regional de Salud, Giulio Gallera.

En Italia preocupa la posibilidad de que el virus sobreviva en la superficie de los objetos y una persona pueda infectarse al tocarlos.

En este sentido el presidente del Instituto Superior de Sanidad (ISS), Silvio Busaferro, explicó que existen “datos experimentales” que demostrarían que el coronavirus puede vivir “algunas horas o días” en distintos tipos de superficies.

Pero indicó también que se trata de un patógeno “muy sensible” a los desinfectantes a base de alcohol y cloro y abogó por lavarse las manos frecuente y correctamente, también con jabón, además de mantener una distancia prudencial con otros sujetos.

Por ello las autoridades italianas insisten en la necesidad de que toda la población permanezca en sus casas para tratar así de contener la pandemia, siguiendo las instrucciones del Gobierno.