“Esta crisis tendrá un impacto similar al de la Gran Depresión de 1929”

El historiador estadounidense Alexander J. Motyl asegura que “se van a fortalecer los gobiernos autoritarios” y pronostica que la Unión Europea se descentralizará

La gente se agolpa en la puesta de la Bolsa de Nueva York en Octubre de 1929
La gente se agolpa en la puesta de la Bolsa de Nueva York en Octubre de 1929AP

Alexander J Motly, historiador estadounidense y profesor de Ciencias Políticas en la Universidad de Rutgers, en Newark, cree que esta crisis supondrá un punto de inflexión en la geopolítica del siglo XXI. El impacto será tan grande como el que tuvo el crack de 1929. Para salir del pozo en el que quedaremos sumidos, explica en esta entrevista por email, harán falta democracias ágiles y efectivas y políticas como las que forjó Roosevelt para combatir la gran recesión de la década de los treinta del siglo pasado.

La Unión Europea ha recibido muchas críticas por su tardanza a la hora de responder al coronavirus y su falta de asistencia Italia. ¿Puede esta crisis ser el principio del fin de la UE como hemos sabido hasta ahora?

La crisis muestra claramente que 1) la estructura actual de toma de decisiones de la UE es completamente incapaz de hacer frente a crisis importantes que requieren una respuesta rápida y 2) que los estados nacionales todavía tienen un papel importante que desempeñar. Ambos hechos sugieren que la UE, tal como existe actualmente, necesita una gran reforma, ya sea hacia una mayor centralización o hacia una mayor descentralización. Dada la incapacidad de la UE para adoptar decisiones rápidas, es probable que los estados nacionales reafirmen su poder y que la Unión Europea quede cada vez más descentralizada.

La gestión de la crisis en China parece ser más exitosa que los enfoques occidentales. ¿Es así porque es una dictadura? ¿La gente buscará respuestas en gobierno de tinte autoritario?

Las dictaduras pueden tomar decisiones en un segundo. Las democracias necesitan semanas o meses. En general, eso hace que las dictaduras sean propensas a grandes errores, pero también significa que, si hay una crisis importante, pueden responder de manera rápida y efectiva, por ejemplo, construyendo un hospital en una semana. Por lo tanto, la crisis del coronavirus va a debilitar a las democracias a fortalecer a los autoritarismos en el corto plazo. Por lo tanto, es posible un regreso a la década de 1930, con el coronavirus como el equivalente de la Gran Depresión. El populismo de izquierda y derecha seguramente también se fortalecerá, ya que las personas reclaman un gobierno fuerte ya sea por parte de comunistas autoritarios o de fascistas autoritarios. Las democracias tendrán que aprender de sus errores y tratar de responder de manera rápida y efectiva, en la línea del presidente Roosevelt en la década de 1930. Las democracias individuales de los estados nacionales probablemente podrán aprender esto. La UE, por razones estructurales innatas, probablemente no. A la larga, es probable que las democracias se recuperen, pero eso podría llevar años.

Un soldado del Ejército de Liberación de China junto a un cartel con la imagen del presidente Xi Jinping FOTO: TYRONE SIU Reuters

¿Los efectos financieros devastadores de esta crisis servirán para frenar la globalización y rediseñar el sistema económico?

De momento, la globalización está muerta. Los países intentarán recuperarse del daño y, aunque se reanudarán el comercio, la inversión y los viajes, es probable que cuando se retome se haga con menos entusiasmo que en el apogeo de la globalización. Eso puede significar que se puede abrir una puerta a la reestructuración del capitalismo sin abandonarlo. Después de todo, se culpará en parte al capitalismo/globalización de la propagación del virus, y los capitalistas se verán obligados a ajustar sus métodos para mantener su legitimidad. El problema es que tendrán que competir con autoritarios fortalecidos, tanto a la izquierda como a la derecha.

¿Cómo podría cambiar el equilibrio de poder una vez que el mundo derrote la pandemia? ¿China emergerá como una nueva superpotencia por encima de los Estados Unidos? ¿Y Rusia?

Todas las economía sufrirán mucho. Rusia, que tiene una economía más débil, recibirá el mayor golpe. Esto hará que su aspiración de ganar estatus internacional quede anulada. China, que ha aprovechado al máximo la globalización, también sufrirá. La economía de Estados Unidos es probablemente la más resistente y debería ser capaz de recuperarse más pronto. Al final, es probable que Estados Unidos y China sigan al frente del mundo, como hoy, mientras que Rusia se quedará muy atrás.

¿Han perdido un tiempo precioso algunos líderes occidentales a la hora de hacer frente al virus, como Donald Trump o Boris Johnson?

Trump finalmente vio la luz y adoptó medidas duras. Es probable que Boris Johnson lo siga. Lamentablemente, sus recelos a la hora de dar una respuesta contundente ha sido la tónica dominante en toda Europa y gran parte del mundo.