China reabre los colegios mientras Europa se encierra en casa

Los franceses comienzan los 15 días de cuarentena ordenados por el Gobierno

Thumbnail

China ha reabierto algunas escuelas después de haber decretado el cierre de todos los centros educativos durante la crisis del coronavirus que comenzó en la ciudad de Wuhan. El Gobierno anunció la semana pasada que el pico del brote había terminado puesto que la cifra de los nuevos casos disminuyen. El número de infectados “activos” bajó por primera vez de 9.000 para situarse en los 8.976, de los cuales 2.830 están en estado grave.

Los estudiantes pueden ingresar en el aula si su temperatura es normal y si tienen los documentos para demostrar que están sanos. “Nuestra escuela ha implementado medidas como dividir a nuestros estudiantes en grupos separados para participar en diferentes actividades. Y hemos escalonado los horarios para evitar la infección cruzada. De hecho, todas las áreas de la vida, actividades y estudio están cuidadosamente organizadas para evitar la infección cruzada”, dijo el profesor de escuela en la provincia de Guizhou Shi Yanmei.

El edificio de los dormitorios de la escuela también está equipado con un termómetro de infrarrojos para comprobar la salud de los niños. Sus dormitorios se mantienen cuidadosamente limpios y bien ventilados. Cada clase está limitada a 30 estudiantes, los asientos son escalonados y las temperaturas se toman tres veces al día. Todas las aulas, comedores y dormitorios se desinfectan regularmente.

Leve repunte por casos “importados”

Pese a la tendencia positiva, el país asiático registró un leve repunte de nuevos contagios de coronavirus. Las autoridades sanitarias detectaron 21 nuevos casos y 13 muertes más, elevando el total de decesos a 3.226 entre los 80.881 casos registrados desde que comenzó la epidemia. “El brote casi ha llegado a su fin en China. Debemos esperar otro mes, pero, personalmente, no creo que veamos un segundo brote dadas las fuertes medidas de prevención y control que se han tomado”, explicó hoy Cao Wei, subdirector del departamento de enfermedades infecciosas del Hospital de la Universidad Médica de Pekín, citado por el periódico “China Daily”.

Los nuevos casos son ciudadanos chinos que viven en otros países, algunos de ellos en España, y que estarían tratando de regresar a China ante el aumento de casos en otras partes del mundo, detallaron las autoridades locales.

La curva se invirtió el 12 de marzo

Hasta la fecha, un total de 68.869 pacientes han superado la enfermedad en China y han sido dados de alta. Además, se ha realizado hasta la fecha seguimiento médico a 681.404 contactos cercanos con infectados, de los cuales 9.351 continúan en observación, y de ellos, 128 serían casos sospechosos de haberse contagiado del SARS-CoV-2.

Tanto el número de nuevos contagios como el de decesos ha permanecido por igual o por debajo de los 21 diarios desde el pasado día 11, siempre según las estadísticas oficiales. Un día después, el 12 de marzo, el Gobierno chino declaró que el pico de transmisiones había llegado a su fin en el país asiático.

Francia inicia su cuarentena

Mientras, Europa se ha convertido en el epicentro de la pandemia, dado que, según los cálculos de la Organización Mundial de la Salud, (OMS), se producen más casos en el Viejo Continente que China en su peor momento. La prevalencia es especial grave en Italia, España y Francia. En todos ellos los centros educativos han sido cerrados parar evitar los contagios y la gente permanece confinada en sus domicilios.

Al mediodía de ayer, los 68 millones de franceses iniciaron su cuarentena. con las medidas más estrictas de Europa, según el ministro del interior, Christophe Castaner, que ha subrayado la prohibición total de cualquier actividad colectiva. Las comidas familiares o partidos de fútbol con los amigos no solo se desaconsejan, sino que están prohibidos, ha dicho. “Las reglas son simples. Pero la regla general es incluso más simple: Quédense en casa”.

Los ciudadanos deberán justificar sus desplazamientos, ya sea por motivos laborales, sanitarios o alimenticios, mediante un certificado que se puede descargar por internet. Las excepciones también incluyen visitar a un familiar o pasear al perro. “Me voy a casa de mis padres para estar en un lugar más grande y más verde y para evitar volverme loca en París”, asegura una vecina de la capital francesa. El Gobierno reconoce, como en el caso de España, no saber si el confinamiento durará más de quince días. Unos 100.00 policías y gendarmes están siendo desplegados en todo el territorio para controlar su cumplimiento.