Un médico se quita la mascarilla y tose en la cara de una empleada del aeropuerto

El individuo obligó a desplegar el protocolo de contención y se le impidió subir al avión

El médico se retiró las mascarilla y tosió de manera intencionada sobre la cara de la trabajadora de la aerolínea
El médico se retiró las mascarilla y tosió de manera intencionada sobre la cara de la trabajadora de la aerolínea

La Fiscalía General de Colombia ha abierto una investigación con “posibles consecuencias judiciales” contra un médico que se quitó la mascarilla que llevaba puesta y tosió en la cara de una trabajadora del aeropuerto de El Dorado que atendía a los pasajeros en la puerta de embarque. El hombre, que se disponía a viajar hacia Valledupar en el vuelo 8576, obligó a desplegar los protocolos de contención para atender a las trabajadoras de la aerolínea que tuvieron contacto con él y a los pasajeros que se encontraban en la fila de acceso al avión.

El departamento de Migración de Colombia criticó la actitud del viajero, de que no se sabe si está contagiado por el coronavirus o no. Juan Francisco Espinosa, director de Migración, dijo que “rechazamos este tipo de actitudes e invitamos a la ciudadanía a que nos unamos, expresemos nuestro rechazo y respetemos las instituciones y a las personas valientes que se dedican a proteger este país".

De acuerdo con la Fiscalía, al pasajero no se le permitió el ingreso a la aeronave.

El hecho causó enorme indignación entre los ciudadanos. Los hechos se produjeron en el aeropuerto El Dorado, el de mayor tráfico aeroportuario del país, cuando, sin ninguna razón aparente, el individuo se quitó la mascarilla y tosió reiterada e intencionadamente a la cara de una funcionaria del aeropuerto. Los que presenciaron la escena comenzaron a gritarle y a recriminarle lo que había hecho y trataron de impedir que avanzara hacia el avión. El hombre finalmente cruzó los controles, pero no se le dejó viajar para que no pusiera en riesgo al resto de pasajeros. Una de las afectadas grabó lo ocurrido con su teléfono móvil y se puede ver cómo el médico tose en al menos cuatro ocasiones y con la lengua fuera, con claro ánimo de alcanzar a la empleada.