El ritmo de muertes en Reino Unido supera ya al de Italia y España

Un total de 47 nuevas muertes en el último día eleva a 281 el número de víctimas. El Gobierno llama a la población a no vaciar los supermercados

Thumbnail

El número de muertos en el Reino Unido por coronavirus ha aumentado a 281 este domingo, con 47 nuevas víctimas registradas en un solo día. El Ministerio de Sanidad, el NHS anunció la cifra este sábado por la tarde, después de que se ordenara el cierre de pubs, bares, restaurantes y otros negocios ayer. La cifra de contagios ha pasado de 5.018 a 5.683.

El pánico empieza a asaltar a los británicos, y George Eustice, secretario de Medio Ambiente, Alimentación y Asuntos Rurales, les ha instado a que dejen de almacenar alimentos y productos de primera necesidad, argumentando que “significa que otros pueden quedarse sin ellos y está haciendo la vida más difícil para los trabajadores que están trabajando tan duro en tan difíciles circunstancias”, informa “The Telegraph”.

El Gobierno de Boris Johnson continúa sin aplicar el estado de emergencia, pero ordenó el cierre de todos los pubs, cafeterías, gimnasios y teatros porque los ciudadanos no estaban cumpliendo en absoluto con las recomendaciones para evitar los contactos sociales innecesarios.

El coronavirus avanza en el Reino Unido a una velocidad incluso más rápida que en Italia. El número de muertes en las dos primeras semanas desde que se registró el primer caso ha superado el ratio italiano y el español, con el mayor número de casos registrado en Londres (cuatro de cada diez).

En cualquier caso, el primer ministro se resiste aún a imponer restricciones como tal y cuando este viernes le preguntaron en la rueda de prensa que diariamente celebra en Downing Street si los jóvenes debían evitar las fiestas en casas respondió: “por supuesto no podemos prohibir ese tipo de cosas, aunque deben de ser conscientes que supondrían un riesgo de contagio para los más vulnerables”. En este sentido, tampoco existe una restricción para que los niños salgan de casa.

Desde ayer viernes y hasta nuevo aviso los colegios han cerrado sus puertas. Pero, según el Ejecutivo, tampoco se puede prohibir que salgan un poco al parque, guardando las distancias eso sí, ya que “la salud mental” también es importante.

Con todo, los colegios seguirán asistiendo a hijos de los trabajadores que ahora se consideran claves, como personal sanitario, reponedores de supermercados, policías o periodistas. Asimismo, se seguirá cuidando a los niños de las familias más vulnerables, que podrán seguir disfrutando del servicio gratuito de comedor.

Aunque el Ejecutivo quiere ir atrasando lo más posible las medidas drásticas con el objetivo de contrarrestar el pico de contagios y así evitar el colapso del Sistema Nacional de Salud Pública (el conocido como NHS) muchos centros comienzan ya a sufrir dificultades para atender la avalancha de pacientes. El hospital Northwick Park en Harrow, al norte de Londres, fue ayer el primero en alertar de que su unidad de cuidados intensivos ha alcanzado su máxima capacidad, debido al aumento de casos, por lo que ha pedido ayuda a otros centros de la zona para derivar pacientes.

Las autoridades sanitarias británicas enviarán más de 65.000 cartas a médicas/os y enfermeras/os retirados para pedirles que vuelvan al NHS para ayudar a combatir la pandemia del COVID-19.

Por su parte, el ministro de Economía, Rishi Sunak, anunció ayer que el Gobierno pagará el 80 % del salario de los trabajadores que corran el riesgo de ser despedidos por la epidemia. El plan cubrirá los sueldos hasta un total de 2.500 libras al mes (2.700 euros) y permitirá que los empleados mantengan sus puestos de trabajo aunque sus empresas no puedan pagarles. Las medidas se suman al paquete anunciado el pasado martes de 330 mil millones de libras (360 mil millones de euros) en préstamos respaldados por el Gobierno a empresas afectadas por la pandemia.