Merkel, en cuarentena domiciliaria

Da positivo por Covid-19 el médico que le inyectó la vacuna contra la gripe común. La canciller y cierra locales comerciales y prohíbe reuniones de más de dos personas en la calle

Thumbnail

Minutos después de comparecer ante los medios para anunciar nuevas medidas para tratar de contener la extensión del coronavirus en Alemania, Angela Merkel entró en cuarentena domiciliaria, según informó este domingo el Gobierno alemán.

Según un comunicado emitido por su portavoz, Steffen Seibert, el doctor que le administró una vacuna contra el neumococo el pasado viernes dio positivo por Covid-19, por lo que la canciller “decidió ponerse inmediatamente en cuarentena”, tal y como rige el protocolo médico.

Aunque los rumores sobre la débil salud de Merkel se han apaciguado en los últimos meses, después de que se viera aquejada de varios episodios de temblores durante el verano, la mandataria alemana -que cumplió 65 años en julio- está dentro del grupo de riesgo por su avanzada edad. Merkel “se someterá a una prueba en los próximos días” para saber si está infectada", dijo Seibert, que añadió que la líder alemana “seguirá adelante con sus actividades oficiales durante la cuarentena en su casa” de Berlín.

No obstante, esta circunstancia podría afectar al liderazgo que ha desempeñado Merkel, tanto en su país como a nivel europeo, desde el inicio de la crisis del coronavirus. De hecho, y a pesar de que su postura fue criticada tras las eclosión de la pandemia, en los últimos días la canciller ha tomado un activo rol en el desempeño de la crisis e incluso, hace unos días y en lo que fue su primera declaración televisiva desde que alcanzó la Cancillería, se dirigió a los alemanes para pedirles solidaridad y disciplina en vista de la amenaza que representa la pandemia.

Antes de informar de su cuarentena, Merkel compareció ante los medios para informar del acuerdo alcanzado con los líderes de los poderes locales para reducir al máximo los contactos. Entre otras medidas, se prohíben en todo el país las reuniones de más de dos personas para tratar de contener la extensión del coronavirus. Se permitirá salir a la calle con otra persona, ampliable a más si se trata de un núcleo familiar u otras formas de convivencia.

Reducir al máximo los contactos personales

Asimismo, cerrarán restaurantes y otro tipo de locales comerciales, excepto tiendas de alimentación, farmacias y otros establecimientos básicos. “Hay que reducir absolutamente a mínimos todos los contactos”, indicó Merkel ante los medios. Fiestas u otro tipo de celebraciones son “absolutamente inaceptables”, pero debe seguir siendo posible el “camino al trabajo o al médico”, así como practicar de forma individual deportes al aire libre, dijo. Alemania, con uno de los números más altos de contagiados en Europa, 18.616 hasta ayer, solo ha contabilizado 55 fallecimientos, lo que la convierte en un caso sorprendente entre los países vecinos.

Merkel insistió en que son medidas acordadas por todos los “Länder”, cuya implementación compete a éstos, y también en la necesidad de la población de medidas “compartidas” a escala nacional. Sin embargo, no hubo acuerdo para la extensión del confinamiento estricto de la población a escala nacional, un sistema que ya se aplica en Baviera y otros Estados federales con alto número de contagios, pero al que se oponen algunos.

Junto a la reunión, la atención está centrada en las medidas económicas que prepara la gran coalición de Merkel para paliar los efectos de la pandemia. Se espera que este lunes el Ejecutivo aborde un paquete de choque, que se definirá en un Consejo de Ministros extraordinario, seguido de otra sesión el miércoles y la entrada en el trámite parlamentario el viernes.