Trump se olvida de Nueva York

Con más de 15.000 contagios confirmados, las autoridades del estado denuncian la falta de apoyo federal

Outbreak of the coronavirus disease (COVID-19) in New York
Un hombre camina por Times Square, punto neurálgico de Nueva YorkEDUARDO MUNOZReuters

Ya son más de 29.666 casos diagnosticados en EE UU, 15.168 en el estado de Nueva York, que ya suma 114 muertos. Son cifras atronadoras, que han provocado unas comparecencias dramáticas del gobernador, Andrew Cuomo, y el alcalde, Bill de Blasio.

El primero, que ha convertido en una suerte de tradición su comparecencia diaria sobre la crisis, acusa al Gobierno federal de permitir la ley de la selva en la lucha entre estados por conseguir suministros. También tuvo duras palabras para los neoyorquinos que no están cumpliendo con los ruegos de las autoridades.

De hecho ayer había mucha gente por las calles, disfrutando de los parques y del día de domingo, que amaneció soleado. «No sé qué es lo que digo que no se entiende», dijo un Cuomo visiblemente enfadado, y que no descarta adoptar medidas mucho más duras.

Outbreak of the coronavirus disease (COVID-19) in New York
Un grupo de ciudadanos guarda cola ayer en la ciudad para comprar comidaEDUARDO MUNOZReuters

La ciudad, que espera disponer de dos barcos hospital del Ejército, también acogerá dos hospitales de campaña del FEMA, la Agencia Federal de Emergencias, con capacidad para más de mil pacientes. Pero no es suficiente. Nada lo es. Nueva York ya tiene más del 5% de todos los casos diagnosticados a nivel mundial. Y el alcalde, Bill de Blasio, sostiene que el Gobierno ha abandonado a su ciudad. Acusa a la Casa Blanca de no ser capaz de usar sus inmensos poderes por una serie de pruritos ideológicos.

En la ciudad, donde crece la psicosis por momentos, se dan casos como el del hospital Presbyterian, que por boca de una portavoz confirmó que el 50% de todas las personas testadas el sábado por coronavirus dio positivo. Un total de 61.000 personas ha sido sometida al test en la ciudad, que ha logrado multiplicar su capacidad de análisis en los últimos días. «Si Trump no actúa morirá gente que podría haber vivido», dijo De Blasio en “Meet the press”, un programa de televisión de la NBC.

En palabras del gobernador de Illinois, J.B. Pritzker, el mercado ahora mismo parece el «salvaje oeste», con los estados compitiendo unos contra otros y a su vez con otros países, explicó en el programa de la CNN “State of the Union”. «Esto debería haber sido un esfuerzo coordinado del Gobierno federal», añadió, al tiempo que prometía que nada de esto será olvidado y que cuando pase la crisis pedirá responsabilidades.

Polémica entre Trump y los gobernadores

Donald Trump responde que el Ejecutivo pagará a los estados por todo el material que necesiten, pero que es su responsabilidad buscarlo y conseguirlo. La hipótesis de usar sus poderes de guerra, de nacionalizar la producción y obligar a las fábricas a producir el material necesario no es más, de momento, que una promesa. Todo se retrasa. Un aviso a navegantes, pero no una realidad, mientras los estados más afectados reclaman una y otra vez más suministros y exigen una respuesta centralizada.

«J.B. Pritzker, gobernador de Illinois, y otros pocos colegas, junto con las cadenas de Fake News CNN & Concast (MSDNC), no deberían culpar al Gobierno federal por sus propias deficiencias. ¡Estamos allí para respaldarlos si fallan, y siempre lo estaremos!». No es, francamente, un mensaje que uno imagina en boca de Roosevelt, Truman o Eisenhower.