Un jurado absuelve al independentista escocés Alex Salmond de trece delitos sexuales

Nueve mujeres denunciaron que ex líder del SNP intentó agredirlas sexualmente desde su posición de autoridad

Former Scottish first minister Salmond court case in Edinburgh
El ex primer ministro escocés Alex Salmond se dirige a la Prensa tras ser absuelto por el Tribunal Superior de Edimburgo/EPAndrew Milligan/PA Wire/dpa Andrew Milligan/PA Wire/dpa

Alex Salmond, el que fuera responsable del Gobierno escocés, fue absuelto ayer de trece delitos sexuales, incluido uno de intento de violación. El jurado popular del Tribunal Superior de Edimburgo, formado por quince miembros, acordó declarar al ex líder independentista “no culpable” de 12 de los cargos de agresión sexual, mientras dictaminó que otro no había podido ser probado.

El fallo puso fin a uno de los juicios que más expectación había generado en la historia reciente de Escocia. No en vano, Salmond fue considerado en su día como el “Braveheart del siglo XXI”, debido al protagonismo adquirido durante el referéndum legal de 2014, donde el 55,3% de los escoceses abogó por seguir siendo parte de Reino Unido.

El malogrado político, de 65 años, siempre defendió su inocencia ante las acusaciones de agresiones sexuales contra nueve mujeres que habían dicho ser agredidas entre 2008 y 2014, cuando estuvo al frente del Partido Nacionalista Escocés (SNP) y del Gobierno regional. Tras conocerse el dictamen, el que fuera líder secesionista tildó las acusaciones de "fabricaciones deliberadas con un propósito político".

El sistema jurídico escocés permite tres deliberaciones: culpable, no culpable y no probado, que en la práctica es muy similar a un veredicto de no culpable. En concreto, el jurado encontró “no probado” el delito de agresión sexual con intento de violación contra una de las demandantes, denominada Mujer F, ya que para evitar su identificación, a cada denunciante se le asignó una letra. La mujer en cuestión había acusado a Salmond de obligarla a sentarse en una cama de Bute House -la residencia oficial del ministro principal en Edimburgo- ponerse encima de ella, tocarle las nalgas, los muslos y los senos, besarla repetidamente y levantarle el vestido.

Salmond hizo una escueta declaración a los medios a las puertas del tribunal, en la que agradeció el apoyo de sus familiares y amigos, los mensajes recibidos durante los dos años que ha durado el proceso y el trabajo de su "brillante equipo legal". "Como muchos sabéis, hay cierta evidencia que me hubiera gustado haber visto expuesta en este juicio, pero por varias razones no hemos podido hacerlo; en algún momento esos hechos verán la luz, pero no será este día por una muy buena razón", afirmó.

“Que Dios nos ayude a todos”

Añadió que la “pesadilla” en la que él ha vivido los últimos dos años, “no es nada” comparado con la situación actual que se está produciendo ahora debido a la epidemia del coronavirus. “La gente está muriendo y muchos más van a morir. Mi gran consejo es que regreséis a casa, que aquellos que puedan cuiden de sus familias y que Dios nos ayude a todos”, indicó.

El hecho de que Salmond haya tenido que sentarse en el banquillo de los acusados desmonta de alguna manera al mito de un hombre cuya carrera estuvo marcada por históricos: logró convertirse en el primer ministro principal escocés nacionalista (2007), ser el primero en conseguir mayoría absoluta (2011) desde que se formó el Parlamento de Edimburgo en 1997 y a punto estuvo de lograr la independencia (2014).