Italia rompe su tendencia a la baja con 743 muertos en un día

El Gobierno vigilará con drones el respeto a la cuarentena y su incumplimiento acarreará multas de hasta 3.000 euros

Thumbnail

El número de muertos en Italia con el coronavirus alcanzó este martes los 6.820, al aumentar en 743 en las últimas 24 horas, lo que rompe la tendencia de dos días de descenso en los fallecimientos. En la actualidad los casos positivos ascienden a 54.030, 3.612 más respecto al lunes, un descenso por tercer día consecutivo, según los datos ofrecidos hoy por Protección Civil.

En total, son ya más de 69.000 los casos confirmados de coronavirus en el país. Se han producido hasta ahora 8.326 altas en Italia y el número total de casos de coronavirus desde que se detectó el brote en Italia es de 69.176. Actualmente hay 3.396 pacientes en cuidados intensivos y otros 21.937 hospitalizados, mientras que otros 28.697 enfermos están en sus casas.

El jefe de Protección civil aclaró durante la rueda de prensa sus declaraciones a ‘La Repubblica’ en las que había apuntado que “el dato de un enfermo certificado por cada diez no registrados es creíble”, lo que supondría que en Italia habría 600.000 casos. Así, el jefe de Protección Civil ha subrayado que se refería a los “casos asintomáticos” si bien ha dejado claro que no ha dicho que fuera así. Según ha añadido, en su propio entorno tres de sus colaboradores han sido diagnosticados con coronavirus pero estaban asintomáticos.

Más médicos

Por otra parte, el comisario extraordinario para la emergencia del coronavirus de Protección Civil, Domenico Arcuri, ha anunciado previamente que a partir de este miércoles llegarán a las regiones más afectadas como Lombardía por la pandemia 300 nuevos médicos.

Los médicos son la categoría que está viviendo en su propia piel esta emergencia, también en coste de vidas”, ha subrayado, adelantando que también se enviará a 500 enfermeros, según informa la cadena pública RAI.

Más vigilancia

Entretanto, Gobierno aprobó el martes un nuevo decreto que endurece las sanciones para quienes incumplan las medidas de aislamiento. El primer ministro, Giuseppe Conte, anunció que las multas irán de 400 a 3.000 euros, tras reunirse con el Consejo de Ministros. Además, Italia ha aumentado los controles policiales por las calles, en las carreteras y desde ahora vigila el territorio con drones. También se prohíben desplazamientos de un pueblo a otro si no es por motivos de extrema necesidad. Uno de los grandes objetivos es que el foco del norte no se traslade al sur, como se temió después de que miles de personas huyeran a las regiones meridionales.

Por tanto, cuando se cumplen dos semanas exactas del inicio del aislamiento de todo el país, el Gobierno pretende que la aplicación siga siendo estricta, como más o menos ha ocurrido hasta ahora, salvo contadas excepciones. Algunas regiones han adoptado disposiciones incluso más drásticas, a las que el Gobierno no pondrá impedimentos, recalcó Conte. Durante la jornada, algunos medios italianos publicaron que las medidas de excepción se podrían prolongar hasta el próximo 31 de julio, lo que fue desmentido por el primer ministro. De momento están vigentes hasta el 3 de abril y después tocará reevaluar la situación.