Francia prohíbe salir a correr en grupo y limita el paseo a un kilómetro a la redonda

El primer ministro, Éduard Philippe, anuncia un endurecimiento del confinamiento y advierte de que la situación de emergencia se extenderá hasta finales de mayo. Los mercados al aire libre echarán el cierre

Un hombre corre en solitario por la Biblioteca Nacional hoy en Paris
Un hombre corre en solitario por la Biblioteca Nacional hoy en ParisThibault CamusAP

En Francia son ya 860 los muertos y 19.856 los casos confirmados de coronavirus tras sumar 186 fallecidos y 3.176 casos en las últimas 24 horas, según el balance de víctimas que proporcionó ayer el ministro de Sanidad, Olivier Véran.

El Gobierno francés continúa endureciendo las condiciones del confinamiento, pero sin llegar al nivel de España o Italia. El Ejecutivo galo sigue manteniendo que durará “varias semanas” sin más especificaciones y, según sube la presión de cierta parte de la sociedad y del mundo médico para endurecerlo, va tomando medidas en ese sentido. A partir de ahora el ejercicio físico que aún se sigue aceptando quedará reducido a un radio de un kilómetro alrededor del domicilio y solo se permitirá hacerlo individualmente.

Se intenta evitar así algunas imágenes vistas en los últimos días en urbes como París de grupos de dos e incluso más personas realizando actividades físicas al aire libre. Además, el gobierno también endurece las multas. 135 euros como primera sanción que se elevará hasta los 1500 euros en caso de reincidir.

La otra medida que a partir de este martes se aplica en todo el país es el cierre de todos los mercados al aire libre, salvo en ciudades donde no quede otra posibilidad para el suministro de ciertos productos. Será en esos casos el prefecto quien dé permiso a los alcaldes por justificadas excepciones.

Pese a que, de forma general, las medidas siguen ser equiparables al caso español, ya hay 30 ciudades en Francia que han establecido un toque de queda cada tarde a partir de las 18 horas. Una de las últimas en incorporarse a la lista es Valence, que se suma así a otras como Niza o Perpiñán.

Con el anuncio de ayer se confirma que los franceses mantendrán esta situación de excepción hasta finales de mayo cuando se espera que las medidas de confinamiento den resultados y la subida de las temperaturas con la primavera también mitiguen el virus. “Para lidiar con esta ola debemos respetar estrictamente, muy estrictamente estas medidas de restricción de salida”, explicó Philippe en una comparecencia en directo. Además, el primer ministro francés advirtió de que se endurecerán las sanciones por incumplimiento del confinamiento.