El primer ministro de Portugal defiende a España y tacha de “repugnantes” las acusaciones de Países Bajos

António Costa critica las declaraciones del ministro de Finanzas neerlandés por pedir que se investigue a España. Para el “premier” luso, son “mezquinas” y “socavan el espíritu” de la Unión Europea

Thumbnail

No solo España e Italia terminaron indignadas por la falta de solidaridad en el seno de la Unión Europea respecto a la pandemia de coronavirus.

Después del Consejo Europeo extraordinario, el primer ministro de Portugal, António Costa, calificó directamente de “repugnantes” las declaraciones del ministro de Finanzas de Países Bajos por pedir que se investigue a España por su gestión del coronavirus.

Según recoge el diario portugués “Publico”, durante la rueda de prensa, Costa respondió a un periodista que consideraba “desagradable” el discurso del Ministro de Finanzas neerlandés por pedir que se investigue a España por no tener la capacidad presupuestaria para enfrentar la pandemia.

Durante una videoconferencia con sus homólogos de los 27, Hoekstra señaló que “la Comisión Europea debería investigar a países, como España, que dicen no tener margen presupuestario para lidiar con los efectos de la crisis causada por el Covid-19, a pesar de que la zona euro lleva creciendo durante los últimos siete años”.

Antonio Costa on special EU Council teleconference
Rueda de prensa posterior al Consejo EuropeoANTONIO PEDRO SANTOSEFE

Preguntado al respecto, Costa aseveró que: “Este discurso es repugnante en el marco de la Unión Europea. Y esa es la expresión: repugnante”, indicó el primer ministro luso. Costa añadió que también lo considera una “una inconsciencia absoluta“ y una ”mezquindad recurrente“ que precisamente ”socava completamente el espíritu de la UE”, por lo que supone una amenaza para el propio futuro de la UE.

Las palabras de Costa han recibido el apoyo de miles de españoles en las redes sociales, que han aplaudido su valor para criticar a algunos países europeos. De hecho, #Portugal se ha convertido en tendencia esta tarde.

La supervivencia de la UE

Y es que Costa, visiblemente irritado por el resultado del Consejo, el líder socialista también alertó de que “si la UE quiere sobrevivir, es inaceptable que cualquier responsable político, sea del país que fuera, pueda dar una respuesta de tal naturaleza durante una pandemia como la que estamos viviendo”.

Según recoge la agencia EFE, el primer ministro insistió que hay que dar una respuesta en común ante un desafío común, ya que en una Unión Europea asentada en la libertad de circulación de bienes y personas, “el virus no conoce fronteras”.

En Portugal han registrado más de 3.500 casos de coronavirus. Sesenta personas han muerto ya en el país vecino.

Asimismo, Costa apuesta por los “coronabonos”, una emisión de deuda conjunta para salvar las economías nacionales.

Portugal cumple ahora seis años del cierre del rescate financiero de la “troika” tras la mayor crisis de su historia reciente y es visto como ejemplo por su capacidad para crecer salvando los pilares del estado de bienestar.

En el mismo sentido se ha pronunciado el presidente de Portugal, Marcelo Rebelo de Sousa, que se mostró hoy “indignado” con la incapacidad de Europa para ver que debe estar “unida” y ser “valiente” y “solidaria” ante la pandemia del COVID-19 y consideró que hasta ahora ha dado pasos “insuficientes y tímidos”.

"Me indigno con el hecho de que Europa, que es tan responsable, tiene tanto peso y es el gran socio económico comercial del mundo, no sea capaz de entender que tiene que estar unida, ser valiente, determinada y solidaria", dijo en declaraciones a periodistas en Lisboa.

Cuestionado por las medidas adoptadas hasta ahora por la Unión Europea (UE), el jefe del Estado luso consideró que se han dado pasos, pero que todavía son "tímidos e insuficientes" y que no se puede estar "a la espera de decisiones políticas".

“Infelizmente no dio pasos para aprobar los eurobonos, que Portugal y varios países han defendido”, dijo Rebelo de Sousa, que cree que la resistencia de algunos Estados miembro a emitir deuda conjunta es “un error”.