Más de un millón de personas huyeron de la región de París antes de la alarma

El informe de la multinacional Orange constata la “huída” masiva registrada entre el 13 y el 20 de marzo que puede disparar los contagios. Ahora, con esos datos, el Gobierno sabe dónde se encuentran y podrá anticipar nuevos brotes

Coronavirus in France
Empleados municipales de limpian y desinfectan una calle de Cannes este viernesSEBASTIEN NOGIEREFE

Un informe de la operadora Orange constata que más de un millón de habitantes de la zona metropolitana de la capital abandonaron la región entre el 13 y el 20 de marzo. Ahora, con esos datos, el Gobierno sabe dónde se encuentran y podrá anticipar nuevos brotes

La “huida” de madrileños hacia la costa y el interior en los primeros días de alarma en España se repitió en París. Las medidas de contención adoptadas por el Ejecutivo de Emmanuel Macron el pasado 17 de marzo -y que estudia endurecer- provocaron todo lo contrario, un éxodo significativo de residentes de la zona conocida como Ile-de-France a las diferentes provincias del país.

Según un análisis estadístico de los datos telefónicos realizado por Orange y recogido por le diario “Le Monde” estima que casi 1,2 millones de personas, o el 17% de los habitantes del Gran París, abandonaron su residencia entre el 13 y el 20 de marzo. Fue una huida bastante “homogénea” entre distintas regiones, aunque ciertas áreas sí registraron un incremento notable de población. La isla de Ré un 30%, los departamentos de Orne y Yonne, un 10%, y Ille-et-Vilaine un 6%.

Ahora distintas prefecturas han solicitado esos datos, así como hospitales públicos, los servicios de emergencias o el Instituto Nacional de Investigación Médica y de Salud (Inserm), entre otros. ¿Por qué? Porque aunque los datos de Orange no “individuales” ni “identifican” a los usuarios -según la compañía-, permiten saber cuántas personas hay en cada porción del territorio en una fecha determinada, y así también la evolución de la población, positiva o negativa, en cada uno. de ellos

Orange asegura que no ha tiene un censo preciso de la ubicación de los franceses y que solo tiene acceso a la actividad de los 24 millones de usuarios diarios de sus redes. En función del número de ellos que visitaron cada zona, el operador asegura que, mediante sistemas estadísticos, puede obtener una evolución fiable de los movimientos de población. La compañía sabe en todo momento dónde están sus usuarios con el simple control de sus mensajes y llamadas.

El principal interés de esta información para las autoridades sanitarias galas es poder anticipar los posibles nuevos focos de contagio. Los datos se están integrando en los modelos epidemiológicos del Inserm para comprender mejor los mecanismos y la tasa de propagación del coronavirus, añade “Le Monde”.

Pero una cosa es la contención del coronavirus y otra cuestión son las dudas surgidas sobre las normas de confidencialidad de los clientes, ya que Orange ha compartido muchos datos con terceros. La compañía se defiende asegurando que siempre ha actuado dentro de la ley de datos personales, ya que lo que ofrece son datos generales de individuos presentes en un área, y no permite la identificación de sus abonados.

Ensayo en la Comunidad Valenciana

En nuestro país las grandes operadoras seguirán el mismo camino, después de que Telefónica, la propia Orange y Vodafone anunciaran esta semana que facilitarán sus datos para el estudio de movilidad anunciado por la vicepresidenta y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, para prevenir aglomeraciones de ciudadanos. El objetivo es poner a disposición de la Administración sus datos, que siempre irán agregados y serán anónimos.

En principio, se prevé que el acuerdo se formalice inicialmente con la Generalitat de Valencia, que es la comunidad donde se prevé realizar el proyecto piloto de este estudio, según fuentes consultadas por Efe. Sin embargo, no se descarta que al final el acuerdo se firme directamente con el Ministerio. Nadia Calviño anunció que para entender estos desplazamientos, se “intentará desarrollar instrumentos de Inteligencia Artificial”.

El presidente de Telefónica, José María Álvarez-Pallete, ya anunció hace unas semanas que había puesto a disposición de la administración pública sus servicios de “big data”, centros de procesamientos de datos en la nube y su capacidad de atención telefónica o digital para ayudar a contener el brote de coronavirus.

En estos servicios, que también se los ofrecía a las instituciones sanitarias, se incluía la gestión de datos anonimizados y agregados de la red de Telefónica, además de los datos de movilidad.

Vodafone también anunció hace unos días, en un comunicado, que había ofrecido a los gobiernos, a nivel de grupo, la información que disponían sobre los movimientos de personas, basada en bloques de datos anonimizados, con el fin de ayudar a contener la expansión del Covid-19.