Rusos, chinos y cubanos, los médicos que ayudan a Italia

Los doctores italianos fallecidos por el Covid-19 ya son 44 y se calcula que 60.000 sanitarios se han contagiado

Russian aid to Italy
Parte del equipo de especialistas rusos enviados a Italia para colaborar contra el coronavirusALEXEI YERESHKO / RUSSIAN DEFENCEFE

Una hilera de camiones blindados con la bandera rusa circulaba por las carreteras de Bérgamo hace unos días. La imagen era un gesto más de propaganda de los muchos que se están viendo en esta crisis, pero aun así seguía siendo más visible que una ayuda europea que brilla por su ausencia. El contingente ruso está formado por un centenar de personas, entre médicos, enfermeros y otros especialistas dedicados a la desinfección. Ya están en Bérgamo, la provincia italiana más golpeada por el coronavirus, donde trabajarán en un hospital de campo que levanta a marchas forzadas la Guardia Alpina.

«Agradezco a Rusia su colaboración porque en estos momentos toda ayuda es bienvenida», reconocía esta semana el presidente de Lombardía, Attilio Fontana, en una videoconferencia con corresponsales. Bérgamo, con 8.000 contagiados, es ahora mismo la provincia que sufre un colapso mayor de toda Lombardía, donde se acumulan la mayoría de los casos registrados. Los expertos rusos ya han visitado las instalaciones médicas, aunque todavía no están en funcionamiento, por lo que la presión sobre los hospitales del territorio sigue siendo inmensa.

La delegación rusa no es la única que ha llegado a Italia. Los primeros en aterrizar fueron nueve expertos chinos, que vinieron acompañados de 31 toneladas de material sanitario. Las imágenes, también distribuidas a modo de propaganda por la embajada china en Italia, contrastaban con el bloqueo de las exportaciones de mascarillas que se estaba produciendo esos días por parte de Francia y, sobre todo, Alemania. El equipo chino está trabajando desde hace un par de semanas en coordinación con las autoridades lombardas, con quienes ofrecieron una rueda de prensa en la que llamaban la atención de los italianos, a quienes pedían que fueran más estrictos en el cumplimiento de las medidas de aislamiento.

Los refuerzos que ha recibido Italia se completan con medio centenar de médicos cubanos, con experiencia en la crisis del ébola y en distintas catástrofes naturales, que se encuentran desplegados en la provincia de Cremona, también en Lombardía. La Unión Europea, mientras tanto, ha dado pocas señales de vida, más que con la acogida por parte de Alemania de unos 400 pacientes de Bérgamo que no podían ser atendidos en este territorio.

Olvido de la UE

Las llamadas del primer ministro, Giuseppe Conte, para que la UE financie el gigantesco gasto que va a tener que afrontar el país no sólo para la gestión sanitaria sino para la salida posterior a la crisis, de momento han tenido poco efecto. El papel institucional de Conte lo ha reforzado en esta crisis de cara a sus ciudadanos, pero los expertos temen que pasados unos meses vuelvan a crecer con fuerza opciones populistas y antieuropeas.

Italia es en estos momentos el país con más muertos con coronavirus en el mundo, con 9.134. Solo este viernes se registraron 919 más -el día anterior hubo un error en el recuento, por lo que no se contabilizaron 50 fallecidos en Piamonte, que elevarían la cifra a 969-, lo que significa un nuevo récord en una sola jornada. Además, Italia también superó a China en número de contagiados, como había hecho el día anterior Estados Unidos, y ya son 86.498 los casos, contando los fallecidos y 10.950 personas curadas.

El presidente del Instituto Superior de Sanidad, Silvio Brusaferro, aseguró ayer que “desde el 19 ó 20 de marzo, la curva de nuevos casos parece atenuarse ligeramente en su incremento”. Es decir, que todavía el pico no ha llegado, pero los expertos calculan que se producirá pronto. Además, en Lombardía han aumentado el número de pruebas, lo que explicaría el crecimiento de los contagios en las últimas 48 horas. A partir de ahora se controla a quienes tengan al menos un síntoma relacionado con el Covid-19 y no a las personas que ya se encuentren en malas condiciones, como estaba ocurriendo.

El riesgo del personal sanitario

El número de fallecidos entre el personal sanitario también continúa al alza. Según el último informe de la Federación Nacional de Médicos, 44 doctores han fallecido infectados por el coronavirus. Muchos de ellos eran mayores de 70 años, ya jubilados, que habían vuelto al trabajo para echar una mano ante la carencia de profesionales. En el balance no se cuentan enfermeros u otro personal sanitario.

Se calcula que cerca de 60.000 trabajadores de la Sanidad italiana -el 10% de los 600.000 que integran el sector- están contagiados por el coronavirus. Tanto las asociaciones médicas como numerosos virólogos reclaman que se hagan pruebas constantes a los sanitarios, porque ellos son uno de los mayores elementos de transmisión.

Se cree, además, que los principales focos en Italia han surgido de hospitales de Lombardía. Sin embargo, hasta ahora médicos y enfermeros sólo han sido sometidos a las pruebas del coronavirus si presentaban síntomas evidentes, como el resto de los ciudadanos.