¿Qué pasará si el coronavirus incapacita a Boris Johnson?

Su número dos, Michael Gove, es su “superviviente designado”, pero Reino Unido no tiene un “plan B” definido en caso de que la pandemia doblegue a la mayoría del Gabinete

La pregunta ha surgido casi de inmediato tras conocerse este viernes el positivo del primer ministro británico, Boris Johnson. ¿Qué pasaría si la enfermedad por coronavirus del “premier”, que hasta ahora solo tiene “síntomas leves”, se agravara hasta el punto de incapacitarle? ¿Y si incapacitara a todo su equipo? Según la “Constitución” no escrita de de los británicos, la respuesta no está clara.

Johnson y el ministro de Salud, Matt Hancock, que también ha confirmado que pacede el Covid-19, aseguran que pueden seguir trabajando desde su confinamiento en casa, pero el hecho de que dos miembros tan importantes del Gobierno británico hayan contraído la enfermedad, y también su principal asesor médico, Chris Whitty, ahora se aísla con síntomas, ha generado dudas sobre cómo funcionaría el Ejecutivo sin ellos en un momento de crisis total.

Con solo unos pocos precedentes, muchas veces antiguos y hasta contradictorios, no existe un “Plan B” o escenario de sucesión simple y formalmente estipulado, aseguran los expertos. “Nunca hemos estado en ese tipo de situación; anteriormente no hemos tenido que pensarlo desde ese punto de vista”, declaró a Reuters Catherine Haddon, investigadora del Instituto de Gobierno.

Mientras que en Estados Unidos el vicepresidente da un paso al frente si el presidente muere o queda incapacitado, Reino Unido no tiene un viceprimer ministro formal o primer ministro interino que se haga cargo. Pero Downing Street se ha apresurado a decir este viernes, sin embargo, que el canciller Dominic Raab sustituiría a Boris Johnson si fuera necesario. Tampoco hay ninguna guía para tales circunstancias en el Manual del Gabinete que establece las reglas y convenciones para el funcionamiento del Gobierno, y hay muy pocos precedentes.

Cuando se le preguntó sobre quién reemplazaría al primer ministro, su portavoz se limitó a contestar: “El primer ministro tiene el poder de delegar la responsabilidad a cualquiera de sus ministros, pero por ahora es el primer ministro y luego el titular de Asuntos Exteriores”. Es el plan conocido como “superviviente designado”, que de momento permanece inactivo.

Los precedentes de Churchill y Blair

En junio de 1953, el entonces primer ministro Winston Churchill sufrió un derrame cerebral mientras ocupaba el cargo. Su enfermedad se mantuvo tan secreta que algunos ministros de su propio Gabinete ni se dieron cuenta. Churchill sorprendió a los médicos al recuperarse para seguir cumpliendo con sus deberes, regresar a Downing Street y dirigir el Ejecutivo dos meses después.

Más recientemente, Tony Blair se sometió dos veces a tratamiento por una afección cardíaca mientras era primer ministro a principios de la década de 2000, y en cada una de las ocasiones recortó brevemente su carga de trabajo, apenas durante un par de días. Las autoridades dijeron que si hubiera llegado a sentirse incapacitado, su entonces diputado John Prescott se haría cargo hasta que se eligiera un nuevo líder.

Por el momento no hay ninguna señal de que Johnson no pueda realizar su trabajo, y su portavoz aseguró que podía continuar como antes, aunque ahora lo hacía por teleconferencia. Al respecto, Bob Kerslake, jefe del Servicio Civil desde enero de 2012 a septiembre de 2014, está de acuerdo en que Johnson y sus ministros pueden continuar operando por vídeo, pero resalta que pueden surgir inconvenientes. “Es un Ejecutivo de gabinete, pero el papel del primer ministro es crucial en este momento, sobre todo... debido al liderazgo visible que el país necesita”, declaró a Sky News.

Kerslake cree que los funcionarios necesitarían saber que existe un protocolo establecido en caso de que los ministros no pudieran hacer su trabajo. Perder, por ejemplo, al jefe de Gabinete, Michael Gove, quien ofreció este viernes la rueda de prensa diaria del Gobierno y coordina su política interna, sería un duro golpe. Él es fundamental en este momento”, dijo Kerslake. “Si, por alguna razón,Gove se pone enfermo, ¿quién se hace cargo del Ejecutivo?”.

Por su parte Haddon hace notar que algunos poderes están específicamente conferidos a los ministros del ramo, por lo que habría un problema si en un momento dado no están disponibles. “Si se llega a una etapa en la que... hay ministerios que no pueden desempeñar sus funciones, entonces se plantea el interrogante de si los secretarios de Estado pueden actuar en su nombre”.

¿Qué hacer en caso de emergencia nacional?

Peter Bone, un diputado “tory”, ha intentado reiteradamente promulgar una ley para formalizar quién reemplazaría a un primer ministro en caso de incapacidad. La semana pasada, ante la extensión de la pandemia, alertó de que nadie en Reino Unido parece saber qué pasaría. “En una emergencia nacional, no querrás preocuparte de quién está a cargo del país”, declaró Bone al periódico “Mirror”.

Sin embargo, Haddon cree que nombrar a Raab como el sustituto de Johnson evitaría una disputa política entre los principales ministros sobre quién debe encabezar las conferencias de prensa o presidir las reuniones.

“Es valioso para ellos resolver contingencias para los distintos escenarios posibles y obviamente han pensado mucho en eso”, dijo. Esta experta recuerda que los primeros ministros y los secretarios de Estado a menudo están ausentes de sus puestos y que el Gobierno opera en su ausencia. “Los ministros se van de vacaciones y sus departamentos funcionan sin ellos. El primer ministro se va de vacaciones y el resto del Gobierno puede continuar trabajando”, agregó.