Escasez de gasolina en cuarentena: Maduro fija un límite de 20 litros por coche

Cierran las estaciones de servicio por la falta de combustible en Venezuela pese a ser un país con las mayores reservas de crudo

Un soldado de la Guardia Nacional custodia una de las pocas estaciones de servicio que permanecen abiertas en Caracas
Un soldado de la Guardia Nacional custodia una de las pocas estaciones de servicio que permanecen abiertas en CaracasAriana CubillosAP

Venezuela cumple 13 días en cuarentena social obligatoria, pero mientras las calles solo las usan quienes salen a hacer diligencias puntuales, fundamentalmente, una preocupación se hace transversal: escasez de gasolina. Desde el pasado 18 de marzo se reporta el cierre de estaciones de servicio por falta de combustible. Ya entonces, las autoridades ordenaban que el restante sea suministrado solo a los vehículos del personal considerado prioritario durante la cuarentena. Desde esta semana la resticción incluye despachar solo 20 litros por coche.

El personal autorizado para transitar durante los días que dure la cuarentena son el agroalimentario, salud, transporte público urbano, farmacéutico, servicios básicos (electricidad, agua, gas, aseo), telecomunicaciones, medios de comunicación, higiénico y energético. Al resto no se les entrega gasolina en buena parte del país, que de por sí ya estaba afectado por grandes limitaciones en el suministro nacional.

La gasolina que consume el país, cuya demanda interna era de unos 330.000 barriles diarios (b/d) en situaciones normales, es mayormente importada pues la capacidad de refinación nacional se vino abajo debido a la desinversión en la industria y a las sanciones de Estados Unidos. El líquido es comprado a otros mercados a cambio de crudo que, además, se produce en menor cantidad y enfrenta problemas para ser enviado en buques, por las mismas razones.

Pero los inventarios llegaron a mínimos, y de allí el aumento de las restricciones y hasta la militarización de algunas estaciones de servicio. Además, con el reclamo de que hay médicos o incluso distribuidores de alimentos que no han podido conseguir cómo mover sus vehículos, complicando más la emegencia derivada del coronavirus.

Las esperanzas del gobierno de Maduro de capear la situación están centradas en una carga de gasolina importada, mientras se espera la reactivación de una unidad de la refinería El Palito para producir de 91 octanos, refaccionada con partes transportadas desde las refinerías Amuay y Cardon, según fuentes de la industria citadas por el medio venezolano TalCual. Así, se estima que se logren 40.000 b/d de gasolina versus los 120.000 que necesita el mercado interno en estos momentos de cuarentena.

De acuerdo a la agencia Argus Media, en tránsito hacia el país se encuentra el barco Gemma, con bandera de Malta, que transporta 320.000 barriles de gasolina que se cargaron en Milazzo, Italia, el pasado 11 de marzo. Está previsto que llegue el 30 de marzo. Señala además que el Aframax River llegó a la terminal de la refinería El Palito el pasado 17 de marzo con 240.000 barriles de combustible.