Oleada de indultos en Latinoamérica para evitar los contagios

Las cárceles son uno de los puntos más sensibles en los que los gobiernos iberoamericanos temen una rápida expansión del coronavirus por el hacinamiento

América Latina donde todavía el coronavirus no ha llegado con toda su fuerza, se enfrenta a problemáticas diferentes al Viejo Continente. Realidades de pobreza y exclusión que convierte a la región en un “paciente vulnerable”.

Uno de los posibles focos de extensión son las favelas o asentamientos, esos cordones de pobreza que rodean las grandes capitales, y en donde la gente se agolpa en condiciones deplorables. El otro punto “sensible” son las prisiones, convertidas en “infiernos de cemento y rejas”, con miles de reos hacinados. Por eso los distintos gobiernos han decidido cortar “por lo sano” y empezar a liberar presos, aunque hay matices.

En Chile la decisión es polémica. El mandatario Sebastián Piñera evalúa otorgar indultos a detenidos en medio de la pandemia de coronavirus, una medida que incluiría a condenados por violaciones a los derechos humanos durante la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990). Piñera confirmó que está “evaluando ciertos casos” de reos a quienes podría indultar. La iniciativa beneficiaría a presos de la tercera edad de baja peligrosidad o con enfermedades terminales y comprendería a reos con alto riesgo de muerte en caso de contraer la covid-19.

Para la oposición en anuncio es una excusa para liberar a genocidas. Durante la cruenta dictadura de Pinochet 3.200 personas fueron asesinadas o desaparecieron por motivos políticos y otras 38.000 sufrieron torturas, de acuerdo a datos oficiales.

Indultos masivos en Bolivia

En Bolivia los reclusos de una cárcel al sur se amotinaron para exigir mejor atención de salud y se los tome en cuenta en un indulto anunciado por el Gobierno para descongestionar las celdas y evitar la transmisión del nuevo coronavirus.

El motín fue controlado, con un saldo de dos policías heridos, en una medida de los presos que refleja el temor que hay en muchas de las atestadas prisiones de la región por el contagio de la enfermedad. En imágenes de la televisión local se observó a los reos trepados en los techos del penal en la ciudad de Oruro, al sur de La Paz, colgando carteles en los que pedían indulto total.

Uno de los presos aseguró a los medios que uno de sus compañeros murió la víspera y que no lo atendieron debidamente, aunque el Ministerio de Gobierno negó en un comunicado que hubiera negligencia.

El Gobierno anunció el jueves la excarcelación para los presos hombres de más de 58 años y mujeres de 56 con hijos. Aclaró que no podrán acogerse a esa medida los acusados de violación a menores y los feminicidas. Estudios del Defensor del Pueblo indican que las cárceles del país están sobrepobladas en un 290%; es decir que hay casi tres reos en un espacio para uno. En 61 cárceles conviven 18.000 presos, un 83% no tiene sentencia.

En Perú las autoridades evalúan la liberación de los presos mayores de 65 años, con la finalidad de bajar la sobrepoblación de las cárceles y reducir los contagios del nuevo coronavirus (COVID-19), anunció presidente del Consejo de Ministros, Vicente Zeballos.

El alto funcionario indicó que el ministro de Justicia, Fernando Castañeda, trabaja un proyecto en este asunto que permita indultos humanitarios a los internos en condición vulnerable, en un contexto de la crisis sanitaria provocada por esta pandemia.

Brasil: 1.500 fugados

En Brasil a raíz de las medidas tomadas por las autoridades penitenciarias para evitar la propagación del coronavirus los presos de diferentes cárceles de San Pablo comenzaron una revuelta que terminó con un saldo de más 1.500 reos fugados de los centros penitenciarios. Según medios locales esta situación ocurrió en los centros penitenciarios de Mongaguá, Tremembé, Mirandópolis y Porto Feliz.

Los internos aparentemente se amotinaron porque una parte temía perder su beneficio de permiso temporal o el derecho a visitas, mientras el Gobierno trata de evitar la propagación del virus.

“La medida fue necesaria porque beneficiaría a más de 34.000 sentenciados del régimen semiabierto que, retornando a las cárceles, elevarían el potencial para contaminar y propagar el coronavirus en una población vulnerable, generando riesgos a la salud de servidores públicos y de los custodiados”, informó un comunicado de la Secretaría de Seguridad Pública de Sao Paulo.

El sistema penitenciario brasileño, considerado uno de los peores del mundo, tiene un déficit cercano a las 350.000 plazas, lo que desde hace años ha agravado gradualmente el hacinamiento en unos penales en los que, además, la atención sanitaria es precaria, según coinciden los organismos de derechos humanos.

Mexico Ley de Amnistía

En México Andrés Manuel López Obrador, urgió a que se apruebe la Ley de Amnistía para liberar a personas que pudieran estar en riesgo, como los adultos mayores o las mujeres embarazadas; ante el riesgo de contagio de Covid-19 entre la población carcelaria.

Hasta ahora en la Ciudad de México y en el estado de Coahuila, sus gobernantes Claudia Sheinbaum y Miguel Riquelme, respectivamente, han declarado que se evalúa dejar en libertad a personas con delitos menores o que están próximos a salir, pero aún no se toma una medida definitiva.

Sin embargo el mayor número de indultos no se dio en América. Etiopía, liberó a 4.010 reclusos en el marco de los esfuerzos para frenar la propagación del coronavirus en las cárceles del país.