Von der Leyen: Europa debe pedir “perdón de todo corazón” a Italia

Defiende que el presupuesto europeo se convierta en el Plan Marshall. El Gobierno italiano agradece la disculpa de la presidenta de la Comisión y pide “una Europa más solidaria”

El ejecutivo comunitario intenta por todos los medios que la controvertida respuesta a la pandemia no socave, aún más, la unidad entre los socios. Aunque la presidenta de la Comisión Europea ya había lamentado con anterioridad la lentitud y el egoísmo demostrado durante esta crisis dentro del club comunitario, este jueves ha sido la primera vez en que se ha dirigido de manera específica a un Estado miembro, concretamente Italia, para pedirle perdón, en nombre de los Veintisiete, por no haber estado a la altura en estas difíciles y dramáticas circunstancias.

“No se puede superar una pandemia tan rápida como ésta y de tamaña magnitud si no se va con la verdad por delante. La verdad con respecto a todo: las cifras, los datos científicos, las perspectivas... pero también sobre nuestras propias acciones. Sí, es verdad que nadie estaba realmente preparado para esto. También es cierto que hubo demasiadas ausencias cuando Italia necesitó ayuda al principio”, aseguró Ursula von der Leyen en una comparecencia ante el pleno Parlamento Europeo.

Los agravios son más que conocidos. Mientras el virus avanzaba de manera virulenta en el país trasalpino, algunos socios como Francia y Alemania vetaban la exportación de material médico e Italia tuvo que recurrir a la ayuda de potencias como China y Rusia, ante el silencio atronador de sus teóricos socios. Una sensación de soledad que puede incrementar aún más el sentimiento antieuropeo en el país, mientras la Liga de Matteo Salvini intenta sacar rédito político de estos hechos y presionar en todos los frentes al Gobierno presidido por Giuseppe Conte.

Aunque la batalla en el seno de la Unión no ha terminado -debido a la disparidad entre las capitales sobre la emisión o no de deuda conjunta, como modo de afrontar los estragos económicos ocasionados por el virus- Von der Leyen cree sin embargo que ahora “la UE se ha convertido en el epicentro mundial de la solidaridad” y hoy mencionó varios ejemplos.

“La Europa real se ha puesto en pie, la Europa que está ahí para todos cuando más se necesita. La de los sanitarios polacos y los médicos rumanos que salvan vidas en Italia. La de los respiradores de Alemania que ofrecen un balón de oxígeno a España. La de los hospitales de Chequia que tratan a enfermos franceses. Y la de los pacientes de Bérgamo trasladados a clínicas de Bonn. Hemos visto cómo se enviaban suministros médicos de Lituania a España y respiradores de Dinamarca a Italia. De hecho, hemos asistido a un movimiento de equipos a través de Europa, desde los lugares en los que se podía prescindir de ellos hasta aquellos en los que se necesitaban”, ha proclamado Von de Leyen para demostrar que las rencillas deben quedar a partir de ahora en un segundo plano.

“Por supuesto, siempre habrá personas que quieran buscar culpables o eludir su responsabilidad. Y otras prefieren pronunciar discursos populistas antes que decir verdades impopulares”, continuó la política alemana, en una alusión directa a los movimientos euroescépticos del Norte y Sur de Europa que, cada uno a su manera, están agriando el debate europeo.

Presupuesto común y eurobonos

Tras mencionar las medidas llevadas a cabo en los diferentes frentes, la presidenta volvió a defender que el próximo marco financiero para los años 2021-27 se convierta en la herramienta estrella para financiar el Plan Marshall de recuperación que la UE necesita, en una manera de tender puentes entre el Norte y el Sur de Europa.

“Solo disponemos de un instrumento que cuenta con la confianza de todos los Estados miembros, está ya operativo, puede ofrecer resultados rápidos, es transparente y ha demostrado a lo largo del tiempo que favorece la cohesión, la convergencia y la inversión. Se trata del presupuesto europeo. El presupuesto europeo será la nave nodriza de nuestra recuperación”, explicó Von der Leyen, quien se ha comprometido a presentar un nuevo borrador con ingentes recursos que vayan mucho más allá del 1% del PIB europeo esbozado hasta el momento y que previsiblemente será analizado por los Veintisiete en la cumbre extraordinaria del 23 de abril.

Además, este viernes se espera que el Parlamento Europeo apruebe una resolución en la que se pida “bonos de recuperación garantizados por el presupuesto europeo”. Una propuesta a priori menos ambiciosa que los eurobonos defendidos por España e Italia, con el propósito de intentar convencer a los halcones del Norte.

Italia acepta las disculpas

Esta tarde, el Gobierno italiano agradeció que la presidenta de la Comisión reconociera que la Unión Europea no prestó ayuda a sus socios desde el inicio de la pandemia y pidió a los Veintisiete solidaridad para superar los efectos económicos de esta crisis.

“La presidenta de la CE, Ursula von der Leyen, se ha disculpado hoy con Italia y ha admitido que muchos países al comienzo de la pandemia no estuvieron presentes cuando necesitábamos ayuda. Sus palabras son un importante acto de verdad, que es bueno para Europa y nuestra comunidad”, escribió el ministro de Asuntos Exteriores de Italia, Luigi Di Maio, en las redes sociales, informa Efe.

El exlíder del gubernamental Movimiento 5 Estrellas (M5S) pidió que la UE tenga ahora “la valentía de defender a todos los pueblos” y aseguro que es necesario que sea solidaria. “Una de las negociaciones más importantes de nuestra historia está en marcha. Al defender a Italia, también defendemos la integridad de la UE”, apuntó.

Di Maio se refirió, aunque sin mencionarlos, a los “eurobonos”, la emisión de deuda mutualizada que Italia defiende para que la UE conjuntamente supere los efectos negativos del coronavirus en las economías del continente.