¿Cuánto más pueden aguantar encerrados los italianos?

El Gobierno de Conte prepara un programa de exámenes psicológicos para evaluar la resistencia de la población en confinamiento y programar la desescalada en función a sus resultados

Italy starts partial lift of coronavirus lockdown
Las librerías italianas ya han podido abrir sus puertasMAURIZIO BRAMBATTIEFE

El Gobierno italiano podría anunciar en los próximos días un programa para evaluar psicológicamente a las personas que permanecen encerradas en sus hogares debido al coronavirus, según ha informado en su edición de hoy el periódico “Corriere della Sera”.

La intención del Ejecutivo es que los datos obtenidos en estos exámenes pueden mostrar cuánto tiempo pueden resistir los italianos el confinamiento en sus casas. Esa información a su vez se utilizaría para ayudar al equipo de expertos y al Gabinete a planificar cómo y cuándo levantar las medidas de bloqueo.

El periódico informa de que estas pruebas pueden estar incluidas ya en las nuevas medidas de confinamiento que el primer ministro, Giuseppe Conte, tiene previsto anunciar esta misma semana. El “Corriere” no describe en su información cómo se llevarían a cabo las pruebas, pero asegura que los científicos han sugerido realizar una “muestra” amplia y representativa de la población para obtener una información fiable.

Las autoridades italianas decretaron el pasado 11 de marzo el “bloqueo total” de todo el país para frenar la pandemia, confinando a la población y cerrando los establecimientos no esenciales, como los bares o restaurantes, que sí pueden enviar comida a domicilio. En las calles del país quedan abiertas farmacias, parafarmacias o tiendas de alimentación, a las que los clientes entran en pequeños grupos, pero el pasado 10 de abril el Gobierno permitió también la reapertura de tiendas de ropa para niños, librerías o papelerías.

El confinamiento está previsto que concluya el 4 de mayo si no hay repuntes de la pandemia. Se espera que Conte anuncie cierto relajamiento de las restricciones, pero ni mucho menos un retorno completo a la normalidad. El “Corriere della Sera” informa de que la flexibilización del cierre durante la “fase 2” probablemente se escalonaría, y las empresas reabiertas deberán certificar que cumplen con ciertos criterios. Bares, restaurantes y clubes estarían entre los últimos en regresar a actividad habitual antes de la irrupción del coronavirus.

Hay que recordar que Italia es el país más golpeado del mundo por el Covid-19 por detrás de Estados Unidos. Al menos 23.660 personas murieron a causa del brote y el número de contagiados detectados ronda los 180.000.