El coronavirus deja ya en Francia 20.796 muertos, más que la ola de calor de 2003

El ministro de Sanidad advierte de que no hay que bajar la guardia en el confinamiento porque la circulación del virus es aún “muy elevada”

Francia registró este martes 20.796 muertes por coronavirus desde el inicio de la epidemia, tras añadir 531 fallecimientos en el último día, de las que 387 se produjeron en hospitales.

Las autoridades sanitarias indicaron que desde el pasado 1 de marzo en los hospitales se han anotado 12.900 muertes por COVID-19 y que ha habido otras 7.896 en residencias de ancianos y centros de dependencia, aunque de estos últimos aún no disponen del censo completo de fallecimientos y reciben esos datos de forma gradual. En total siguen hospitalizadas 30.106 personas, pero el saldo entre ingresos y alta se mantiene a la baja, con 478 personas menos en las últimas 24 horas.

Ayer lunes, el país sobrepasó la barrera simbólica de los 20.000 fallecimientos, siendo la cuarta nación en hacerlo, por detrás de Italia, España y Estados Unidos.

“Esta noche, nuestro país ha alcanzado un tope simbólico y particularmente doloroso”, expresó ayer el director general de Sanidad para el Covid-19, Jérôme Salomon, quien concretó que el Covid-19 ha matado “de lejos mucho más que todas las epidemias de gripe juntas, incluso las más mortíferas, y mucho más que la canícula del verano de 2003 [la ola de calor extremo]” que causó la muerte de 19.000 personas, según datos del Gobierno.

Sigue igualmente en negativo el saldo neto en las unidades de cuidados intensivos (UCI): aunque hay 5.433 pacientes graves, de ellos 190 nuevos en el último día, en total hay 250 menos en el día anterior. El número global de casos confirmados de coronavirus se eleva en el país a 117.324, con 2.667 nuevos contagios.

Jérôme Salomon, advirtió de que la circulación del virus en Francia sigue siendo “muy elevada”, por lo que no hay que bajar la guardia con respeto al confinamiento, previsto hasta el 11 de mayo. El Instituto Pasteur, centro de referencia en investigaciones epidemiológicas en Francia, alertó hoy de que solo un 5,7% de franceses, en torno a 3,7 millones, se habrá contagiado antes del final de esa cuarentena, una cifra insuficiente para poder evitar una segunda ola de infecciones si se levantan todas las medidas de precaución.