Perú: cadáveres en los pasillos y tres mascarillas al mes para los sanitarios

Con casi 18.000 contagios, es el segundo país suramericano más afectado por el coronavirus tras dispararse la pandemia en dos semanas. Mientras crece la presión sobre el presidente Vizcarra para que suavice la cuarentena

Los hospitales de Perú se esfuerzan en los últimos días por lidiar con un rápido incremento en el número de infectados por Covid-19, con cadáveres en los pasillos y protestas entre los trabajadores sanitarios, preocupados por su seguridad ante la falta de medios de protección. Muchos se ven obligados, por ejemplo, a reutilizar las mascarillas porque no llegan repuestos.

Cuando se cumplen 38 días del estado de emergencia y 47 desde que se detectó el primer caso, Perú tiene el segundo número más alto de infectados en Suramérica después de Brasil, a pesar de las duras medidas de bloqueo destinado a detener la propagación del coronavirus. Los números de contagio confirmados han aumentado considerablemente en los últimos días, pasando a 17.837 este miércoles, el doble que hace solo una semana. 484 personas han muerto.

“Nosotros, como hospital, tenemos capacidad para hacernos cargo de solo seis cuerpos” diarios, declara a Reuters Deisy Aguirre, líder del sindicato de enfermeras del hospital María Auxiliadora en Lima. “Pero hemos estado viendo de 13 a 16 cuerpos apilados en el primer piso”, añade.

Con más de 300 camas de UCU ocupadas de las apenas 500 con que cuenta el país, el Ministerio de Salud advierte que se espera que el número de pacientes aumente en unos días o en la semana siguiente. Este pasado lunes, docenas de trabajadores sanitarios protestaron frente al hospital María Auxiliadora, sosteniendo pancartas denunciando la falta de equipos de protección, como máscaras.

Un médico de la protesta que se negó a dar su nombre proporcionó un video que muestra al menos cuatro cadáveres cubiertos con sábanas blancas o negras en el pasillo de un hospital. Susana Oshiro, directora del hospital, negó sin embargo a Reuters que en algún momento el número de muertos haya excedido la capacidad del hospital, ya que solo había espacio para seis cuerpos en la morgue. “Ahora hemos contratado un congelador, un recipiente refrigerado para almacenar los cuerpos mientras vienen a recogerlos para su cremación”, dijo. Este nuevo congelador para cien cuerpos está en funcionamiento desde el lunes, agregó.

Incluso la cremación de restos se ha convertido en un problema, ya que los seis crematorios de Lima ya superaron su capacidad. Edgar González, jefe del crematorio de Santa Rosa en la capital, confirma que antes de la pandemia cremaban ciez cuerpos al día y ahora están cremando hasta 30.

Perú informó su primer caso de coronavirus el 6 de marzo y tardó 25 días en alcanzar las mil infecciones. Catorce días después llegó a 10.000 casos, según muestran datos oficiales. El Gobierno también ha aumentado gradualmente la cantidad de pruebas, que totalizaron más de 155.000 ayer, uno de los niveles más altos en la región. En América Latina, solo Brasil tiene más casos confirmados, con más de 40,000. Chile es tercero, con más de 10.000.

Rosmini Ayquipa, otra enfermera del hospital María Auxiliadora, dijo a los trabajadores de Reuters que tuvieron que usar las mismas máscaras durante varios días debido a la escasez. “Tenemos que usar tres máscaras durante todo el mes, así que lo reutilizamos y lo reutilizamos y ¿qué ha sucedido? Donde trabajo, mis colegas han contraído la enfermedad”, dijo. Oshiro, la directora del hospital, declara que la queja estaba relacionada con las máscaras tipo N95, que dijo que todos querían usar, pero que solo se dieron al personal involucrado en el tratamiento de pacientes con Covid-19. Todos los demás tienen máscaras quirúrgicas, añadió.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE UU aseguran que la reutilización limitada de máscaras es generalmente aceptable, aunque no todos los tipos de máscaras se pueden reutilizar y se deben desechar cuando están “sucios, dañados o difíciles de respirar”. Reuters no pudo confirmar cuántos trabajadores se habían enfermado en el hospital María Auxiliadora.

Sin embargo, Ciro Maguiña, vicedecano de la Facultad de Medicina de Perú, dijo que 237 médicos en todo el país habían sido infectados hasta la fecha, con nueve en cuidados intensivos utilizando respiradores mecánicos. Un médico había muerto. Esos números no incluyen enfermeras u otros trabajadores de la salud. El presidente Martín Vizcarra ha reconocido que los hospitales del país ya están cerca de su capacidad. Ha tomado medidas para aumentar las unidades de cuidados intensivos y la cantidad de camas de hospital. “En los próximos días tendremos un aumento en la capacidad de atención con la llegada de ventiladores”, dijo el lunes en una conferencia de prensa.

Mantener las medidas

El presidente de Perú, Martín Vizcarra, ha defendido la necesidad de mantener las medidas de confinamiento, indicando que, si bien otros países no las necesitan porque su población es “disciplinada”, no es el caso de la nación andina.

Al mismo tiempo ha declarado que “lo que funciona” en Perú es “evitar que las personas se muevan”, por lo que ha reiterado que “hasta vencer la enfermedad no puede haber reuniones sociales ni amicales ni familiares”: “En vez de una demostración de cariño es una demostración de irresponsabilidad”.

En la misma línea, ante las presiones de una alta parte de la población -Lima ha registrado varios incidentes- el ministro de Sanidad, Víctor Zamora, defendió que la decisión de relajar o retirar la cuarentena “debe tomarse con mucho cuidado para no arruinar lo logrado” hasta ahora. Además, avisó de que, incluso cuando se haya acabado el confinamiento, “vamos a vivir separados, en el colegio, en el trabajo, en la vida cotidiana”. “Esa tiene que ser la regla social básica para mantener lo que hemos logrado”, aseveró.