Putin aprueba otros once días de “vacaciones pagadas”

El presidente ruso advierte de que “la situación sigue siendo muy complicada, no hemos llegado al pico”

Russian President Vladimir Putin
Vladimir Putin mantuvo un encuentro telemático con los gobernadores rusos para abordar las medidas contra la pandemiaALEXEI DRUZHININ / KREMLIN POOLEFE

A tres días del final de la cuarentena en Rusia, el país se ha situado como el octavo del mundo en número de infectados por Covid-19, con más de 93.000 casos, superando a Irán y con una lista de bajas que ayer llegó a las 860 defunciones. Con este escenario y sin haber llegado aún al pico de la enfermedad, la comparecencia del presidente Vladímir Putin anunciada ayer no daba muchas esperanzas de que el líder ruso anunciara el ansiado final del confinamiento.

Así fue, con rostro serio y durante una reunión en televisada en directo con los responsables de la gestión de la enfermedad y los gobernadores regionales, Putin anunció una prórroga del periodo de confinamiento o de los días “no laborables”, manera a la que el mandatario se ha referido desde que comenzara, hasta el próximo día 11 de mayo. El presidente ruso ha afirmado que “la situación sigue siendo muy complicada”, matizando que su país “ha logrado ralentizar la propagación de la epidemia pero todavía no ha pasado el pico”, y por esa razón “la amenaza del virus persiste” y “puede afectar a cualquiera”.

En realidad, de los once días anunciados solo tres de ellos serían laborables, ya que durante la primera semana de mayo Rusia celebra varias fiestas nacionales, como el uno de mayo o el día de la victoria en la Segunda Guerra Mundial, el gran acontecimiento del año en el país, que este año celebraba su 75º aniversario, y que ya fue oficialmente cancelado por el Gobierno hace algunas semanas para evitar aglomeraciones de gente.

Rusia, que al comienzo de la crisis tomó medidas efectivas, como el cierre casi total de todas sus fronteras, ha visto cómo el número de contagios se ha disparado de manera casi descontrolada, superando los 6.000 diarios y estando presente en la práctica totalidad de sus regiones, siendo la de Moscú la más afectada, con casi 50.000 casos. Por otro lado, Rusia se encuentra entre los países del mundo que más test ha realizado a la población para detectar el virus, habiendo practicado hasta la fecha más de tres millones de pruebas.

La cuarentena en Rusia comenzó siendo “una semana de vacaciones pagadas” a final de marzo, que se prorrogó hasta el 30 de abril. Con esta nueva extensión de la cuarentena en Rusia, el presidente ha ordenado también a las autoridades sanitarias un plan para la próxima semana que pueda prever una desescalada de las medidas de restricción a partir del 12 de mayo.

Asimismo, el líder del Kremlin ha instado a su Ejecutivo a preparar una serie de disposiciones urgentes para paliar las consecuencias económicas que la pandemia ha provocado en el país más grande del mundo.