Reino Unido suma 674 fallecidos y alcanza los 26.711 muertos

El primer ministro británico, Boris Johnson, dice que ha pasado el “pico” de la pandemia, pero pide cautela a la población: “No podemos perder el control ahora”

Britain's Prime Minister Boris Johnson chairs a meeting to update on the coronavirus disease (COVID-19), at 10 Downing Street in Londo
El primer ministro británico Boris JohnsonANDREW PARSONS/10 DOWNING STREETReuters

Mientras la mayoría de los países de Europa han desvelado ya su estrategia de desescalada respecto al confinamiento contra el coronavirus, Boris Johnson sigue pidiendo cautela para Reino Unido. El “premier” se reunió este jueves virtualmente con su Gabinete para valorar la situación y posteriormente protagonizó su primera rueda de prensa en Downing Street tras más de un mes de baja por su batalla personal contra el Covid-19, que le llevó incluso a estar ingresado en la UCI.

“Hemos pasado el pico, pero no podemos perder ahora el control”, recalcó, flanqueado por el principal asesor científico del Gobierno, Sir Patrick Vallance, y el principal asesor médico, el profesor Chris Whitty. El “premier” insistió en que entendía la frustración de las empresas y reconocía que las medidas estaban siendo “duras y estresantes” para todos los británicos. Con todo, recalcó que no se podían correr ahora riesgos, algo que ha repetido en las últimas semanas.

En cualquier caso, anunció que, si el número de muertes se va estabilizando y el número de contagios se reduce, la próxima semana explicará su hoja de ruta “para reactivar la economía, reabrir los colegios [el curso escolar no termina hasta finales de julio], viajar de manera segura en transporte público para ir a trabajar y en definitiva retomar poco a poco la actividad de manera segura”.

Para la estrategia de vuelta a la normalidad, Johnson dijo que quiere contar con el “máximo consenso político”, por lo que la próxima semana hablará de nuevo con el nuevo líder de la oposición laborista, Keir Starmer.

Contener los contagios

Cuando el pasado lunes, Johnson se reincorporó oficialmente a su puesto, había muchos rumores sobre la posibilidad de ir conociendo a final de semana algunas de las medidas de desconfinamiento. Sin embargo, después de que Reino Unido se haya convertido en el tercer país del mundo más afectado por el virus, tan solo por detrás de Estados Unidos e Italia, el Ejecutivo no quiere dar ahora ningún paso en falso.

Desde el pasado miércoles se están incluyendo, aparte de los muertos en hospitales, también los registrados en casas particulares y residencias de ancianos, y la cifra total de fallecidos este jueves ascendía a 26.711 en total. En las últimas 24 horas fueron 674 víctimas mortales.

Por otra parte, Londres también ha mostrado su preocupación por la situación vivida en Alemania. El hecho de que el alumno aventajado de Europa haya registrado un ligero repunte en el número de casos, tras levantarse las primeras restricciones en el país (la ratio de contagios ha pasado de 0,7 a 1, lo que ha dado nuevo un giro ascendente a la evolución de la curva) ha puesto sobre aviso al Número 10. El confinamiento en Reino Unido permanece, de momento, hasta el 7 de mayo. Pero es muy probable para para finales de la próxima semana se empiecen a relajar algunas de las restricciones.

Por otra parte, la gestión del Ejecutivo está siendo criticada por la escasez de equipos de protección para el personal sanitario y no realizar test suficientes. El ministro de Sanidad, Matt Hancock, se había comprometido a realizar 100.000 pruebas diarias para final de abril, pero el objetivo no se consiguió. Según la últimas cifras oficiales, el miércoles se realizaron 81.611.

--