El Estado Islámico ataca a Hamas por utilizar a los jóvenes para sus fines partidistas

La organización yihadista asegura que les “arma” con piedras para enfrentarse a los fusiles de los judíos

ISIS
Imagen publicada en el último numero del semanario "Naba"JMZISIS

“¡Hemos visto en los últimos meses cómo Hamas presionó a sus tontos (sic) para manifestarse y protestar cerca de la frontera de la Franja de Gaza y les incitaban a arrojar piedras a los judíos que llevaban armas (en una evidente desproporción)”, afirma Isis (Estado Islámico , Daesh) en el editorial de su semanario “Naba”, el 232.

Los terroristas se presentan como los auténticos defensores del Islam, en su interpretación más rigorista de la Sharia, frente a otras facciones que utilizan a los jóvenes para sus intereses partidistas.

Recuerdan que Hamas también incitó a enviar "globos incendiarios a las granjas judías en las cercanías de la Franja. Se escucharon las consignas falsas, ya que les dijeron que el objetivo de las manifestaciones era evitar el "acuerdo del siglo"(propugnado por los EE.UU), "liberar Jerusalén" o "romper el asedio a Gaza"; cientos de musulmanes fueron engañados y murieron asesinados o resultaron heridos”, subraya.

Aseguran que, en este contexto, el embajador de Qatar entró en la Franja de Gaza cargado de fondos para la dirección de Hamas “con el consentimiento e invitación de los judíos con el objetivo de disminuir la intensidad de las manifestaciones (…) hasta que concluyeron sin que Jerusalén fuera liberado, se rompera el asedio o se abortara el acuerdo del siglo”.

Concluyen que las manifestaciones no tenían otro fin para <Hamas que atraer fondos destinados a su organización.

No se libra de las críticas Abu Mohammad al-Golani, cabecilla de Tahrir Al Sham (antes Frente al Nusra), en la órbita de Al Qaeda, por, según Isis, firmar acuerdos con los rusos o los turcos en la zona siria de Idlib, según le convenga.

Todo ello, concluyen, hace que “los cruzados y los tiranos ya no toma en serio las consignas de los partidos y las facciones, ni sus amenazas. Si su ruido es alto y sus quejas abundan, pregunten sobre el precio de su regreso a la calma” a estos “comediantes”.

Aconsejan, finalmente, a los musulmanes que no se dejen engañar por estas facciones que “incitan a las personas a morir y sean combustible para batallas sin sentido, excepto para los responsables de esos partidos y facciones que sólo buscan el dinero”.