Un matrimonio, ¿los pacientes cero y uno de Francia?

Él contagió a sus dos hijos, pero no a su mujer, pescadera en un supermercado con clientela china, que habría sido asintomática

Thumbnail

El coronavirus ya circulaba por Francia a finales del mes de diciembre, un mes antes de que las autoridades sanitarias galas declararan oficialmente el primer caso. Así lo creen médicos franceses tras haber diagnosticado a posteriori a un paciente que ingresó en un hospital de la región de París el pasado 27 de diciembre, cuatro días antes de que China informara a la OMS sobre el brote de neumonía atípica aparecida en Wuhan.

El dato se conoce tras haber realizado un trabajo retrospectivo mediante test PCR a 24 pacientes internados en diciembre y enero por neumonías de diversa consideración. Así lo ha explicado en la emisora France Info Yves Cohen, responsable de cuidados intensivos del hospital Jean Verdier de Bondy, en la periferia norte de París, donde se registró este caso de un hombre de más de 50 años.

El paciente, que no había hecho viajes que permitan suponer que contrajo la infección fuera de territorio francés, estuvo enfermo durante quince días y contagió a sus dos hijos, pero no a su mujer. Este hecho haría sospechar que la mujer, siendo asintomática, pudo estar en el origen del contagio en la familia. La traza que apunta a ello, aún especulativa, es que ella es empleada de una pescadería de un supermercado habitual de clientela de origen chino. El paciente en cuestión se curó y se encuentra bien.

¿Se trataría entonces del paciente cero de Francia? No es la hipótesis de los equipos que dirige el profesor Cohen quien asegura que “no podemos ir más lejos” y reclama una investigación epidemiológica para remontar la pista de la contaminación. En cualquier caso todas las conclusiones y el estudio al completo se publicarán la próxima semana en una revista científica, Internacional Journal of Antimicrobial Agents. De su lado, la Agencia Regional de Sanidad de la región parisina va a analizar estas hipótesis, que parecen confirmar la tesis de que el coronavirus ya estaba en Francia antes de los primeros casos oficiales que se tenían registrados hasta ahora, y que se remontan al 24 de enero. En aquel caso se trataba de un francés de origen chino y de dos turistas chinos que habían pasado por la ciudad de Wuhan, donde se sitúa el inicio de la pandemia. La ministra francesa de Salud en aquel momento, Agnés Buzyn, declaró que se trataba de los tres primeros casos. En Francia la vigilancia específica frente a la Covid-19 fue puesta en práctica solo a partir del 10 de enero.

Como este estudio ha sido realizado de forma retrospectiva, es posible que otros hospitales o instituciones decidan poner en marcha una investigación similar. Aunque, como indica el jefe del servicio de enfermedades infecciones del Hospital Avicenne de Bobigny, Olivier Bouchard, al diario Le Figaro, no es "verdaderamente extraño" que el virus haya circulado por Francia antes de que se hayan declarado los primeros casos. "Es lo que pasó en China, se ha podido demostrar que el virus circulaba dos o tres meses antes de que se señalaran los primeros enfermos”.

Otro infectólogo francés de prestigio, Alexandre Bleibtreu, ha señalado en Radio Francia Internacional que estos datos “podrían ayuda a corregir los modelos utilizados, haciendo partir las cadenas de transmisión más temprano. Y preguntarse si no es necesario un examen más exhaustivo par ver si en diciembre no había en Francia más casos sin que lo supiéramos”.

Lo que parece claro es que las revelaciones del doctor Cohen, además de aclarar el camino para encontrar al paciente cero, también plantean interrogantes sobre los sistemas de vigilancia epidemiológica, y su capacidad de lanzar alertas tempranas que permitan reducir los impactos teniendo en cuenta que el tiempo es un factor clave para combatir una epidemia.