El Imperial College de Londres advierte: “Hay virus que no tienen cura”

Los científicos avisan de que no siempre se encuentra una vacuna a todas las enfermedades y menos en el periodo de un año

Outbreak of the coronavirus disease (COVID-19) in Keele
Científicos británicos en busca de la vacuna para el Covid-19 en Keele, Reino UnidoCARL RECINEReuters

Centenares de personas en varios países del mundo están ya recibiendo inyecciones de vacunas experimentales que podrían detener el Covid-19, estimulando las esperanzas -tal vez poco realistas- de que el final de la pandemia llegue antes de lo previsto.

Según informa AP, alrededor de 100 grupos de investigación están buscando vacunas y casi una docena de ellos están ya en las primeras etapas de ensayos en humanos o listos para comenzar. Aunque son muchos, los científicos alertan de que solo unos pocos podrán superar los muchos obstáculos que quedan, pero cuántos más investigadores allá, más posibilidades habrá de llegar a la vacuna.

“No estamos realmente en una competencia entre nosotros. Estamos en una carrera contra un virus pandémico, y realmente necesitamos tantos jugadores en esa carrera como sea posible”, explicó a AP el doctor Andrew Pollard, quien dirige el estudio de vacunas de la Universidad de Oxford. Esta universidad ha asegurado este fin de semana que en junio tendrán los primeros resultados de los ensayos en humanos y que posiblemente en septiembre la vacuna estaría lista.

Sin embargo, hoy varios científicos han derrumbado las expectativas de los más optimistas. El doctor Anthony Faucy, experto principal del Gobierno de EE UU ha dado a entender que no hay manera de predecir si alguna vacuna funcionará de manera segura o incluso que aún es muy pronto para saber quién va en la primera línea o qué equipo o país lo conseguirá primero.

Se necesitan más disparos a la portería para tener la oportunidad de obtener una vacuna segura y efectiva”, señaló Fauci. El director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas sugiere que podría suceder en un periodo de entre un año a 18 meses.

Como recuerda AP, las primeras pruebas realizadas en marzo, cuando un pequeño número de voluntarios recibieron inyecciones para verificar los efectos secundarios, han pasado a convertirse en estudios más amplios en China, Estados Unidos y la UE. Primero se tienen que buscar indicios de que realmente se están protegiendo a los candidatos con las vacunas. Después, hay que averiguar con certeza si alguna de las vacunas funciona en el mundo real probando el antídoto en grandes grupos de personas y en áreas donde circula el virus.

Para el primer ministro británico, Boris Johnson, solo una vacuna producida de forma masiva derrotará al coronavirus. En Reino Unido, la semana pasada se esperaba ya el plan de desescalada, pero debido al aún gran número de fallecidos y el miedo a que se siga propagando si se levantan las medidas de restricción ha hecho que la reapertura se retrase.

De acuerdo con el diario “The Times”, hoy, en la conferencia internacional en busca de donantes, que se celebra vía telemática por razones de seguridad, el “premier” británico insistirá en que la búsqueda de una vacuna es el esfuerzo compartido más urgente de nuestras vidas. Se trata de “la humanidad contra el virus”. El Gobierno británico ha prometido unos 442 millones de euros para el desarrollo mundial de una vacuna contra el Covid-19.

“Para ganar esta batalla, necesitamos trabajar de manera conjunta para así construir un escudo invencible alrededor de todos”, aseveró en la conferencia de donantes. E insistió, como apuntaba “The Times” en que “no se trata de una competición entre países, sino la tarea más urgente de nuestras vidas".

Datos desesperanzadores

Sin embargo, el doctor David Nabarro, profesor de Salud Global en el prestigioso Imperial College de Londres y enviado especial de la OMS en Covid-19, ha indicado a los micrófonos de la CNN que "no podemos asumir que una vacuna aparecerá seguro, o que si llega a aparecer, pasará todas las pruebas de eficacia y seguridad”.

“Es absolutamente esencial que todas las sociedades puedan defenderse contra el coronavirus como una amenaza constante y puedan realizar actividades sociales y económicas con el virus en nuestro hábitat”, recalcó Nabarro a CNN.

El director médico de Inglaterra, Chris Whitty, asegura que conseguir una vacuna en un año es un cálculo demasiado optimista. Pero incluso si se desarrolla una vacuna, llevarla a buen término en cualquiera de esos plazos sería una hazaña nunca antes alcanzada.

Nunca hemos acelerado una vacuna en un año a 18 meses”, indicó al mismo medio el doctor Peter Hotez, decano de la Escuela Nacional de Medicina Tropical del Baylor College of Medicine en Houston. “No significa que sea imposible, pero sería un logro heroico”. En la misma línea aseveró: “Necesitamos el plan A y el plan B”.

Y es que como explicó Nabarro: “Hay algunos virus a los que aún no hemos encontrado la vacuna en su contra”. Para el doctor, hay veces que se tienen muchas esperanzas en lograrlo, y después esas esperanzas acaban por tierra.

Y es que como explica el experto de la OMS y el Imperial College de Londres “estamos lidiando con sistemas biológicos, no con sistemas mecánicos. Realmente depende en cómo reaccione el cuerpo”. Por lo que Nabarro sugirió que los confinamientos se pueden volver a implementar en cualquier momento. Y es que de cuando en cuando habrá rebrotes: “Se tendrá que restringir el movimiento a partes de un país o incluso a países enteros”.